Los trabajadores del Astillero Río Santiago denuncian “aprietes” e “intimidación” policial

Los trabajadores del Astillero Río Santiago, nucleados en ATE Ensenada denunciaron que  “policías ingresaron al predio a llevarse a un compañero”, en el marco de una aparente causa judicial, y reiteraron sus acusaciones de “persecución y apriete” contra delegados y empleados de la fábrica. Además, contaron que pasan autos en forma sospechosa y toman fotos de los trabajadores.

“Fuimos a buscar una reunión para que nos den respuesta sobre el tema de los insumos, inversión y trabajo para el ARS (Astillero Río Santiago” y como respuesta tuvimos que el gobierno y el nuevo presidente, Daniel Capdevilla, están persiguiendo a los delegados” dijeron desde el gremio en un comunicado.

En diálogo con TODO PROVINCIAL, el titular de ATE Ensenada, Francisco Banegas, aseguró que “todavía no hubo ningún despido” pero que todos los trabajadores resolvieron en asamblea que “si tocan a uno tocan a todos”. Con más de 3 mil trabajadores, el Astillero Río Santiago tiene una gran mística y un pasado de resistencia.

“El presidente dice que vino a reactivar el Astillero pero la realidad es que no están quitando todos los recursos y asfixiando para que no podamos terminar los trabajos que teníamos encargados, como unos tanques para YPF”, agregó.

“Hoy entró la policía, la DDI La Plata, a la empresa a buscar a un compañero. No queremos denuncias, persecución ni aprietes a los trabajadores”,  indicaron desde ATE Ensenada y reclamaron: “Basta de imponer la política del miedo en el Astillero. Queremos la política del trabajo y la inversión”.

Días atrás la Comisión Administrativa de ATE Ensenada denunció persecución gremial por parte de las nuevas autoridades del Astillero Río Santiago, encabezadas por Daniel Capdevilla, el interventor puesto por el gobierno provincial.

Entre las distintas situaciones irregulares que señalaron contaron que “se han quitado horas de insalubridad y jornada reducida de ciertos sectores de la empresa y se quiere reducir el ausentismo de enfermedades prolongadas no avalando los certificados médicos”.

“Hay presión en intimidar y generar temor entre los trabajadores, no han dejado sacar trabajos del sector de estructura para un armador argentino y no se pudieron arenar piezas listas para entregar”, detallaron.

Además, contaron que “hay automóviles que pasan sospechosamente por la puerta del gremio y toman fotografías, sin contar que en la empresa hay un maltrato manifiesto con los trabajadores”.

Escribir un comentario

Ver todos los comentarios