Triaca admitió que el Gobierno va por una reforma laboral

Hace una semana se aprobó en Brasil, y el Ministro de Trabajo admitió que el gobierno de Mauricio Macri intentará seguir por ese camino, aunque señaló que se buscará consenso entre los empresarios y la representación sindical

Luego de varias idas y vueltas de una cámara a la otra, Michel Temer obtuvo la semana pasada la mayoría en el senado y se transformó en ley la reforma laboral que pretende revitalizar la economía brasilera a costa de una polémica flexibilización de las relaciones laborales. Con esta normativa se pretende agilizar los procesos burocráticos que requiere cada contratación y despido, que representaba la mayor queja entre los empresarios propios y ajenos de Brasil.

Una semana más tarde desde el gobierno de Mauricio Macri, ya no ocultan la intención de avanzar en esa línea y el ministro de Trabajo de la Nación, Jorge Triaca, admitió este lunes en declaraciones radiales que es posible que en breve comience una discusión para avanzar en una reforma laboral.

Asimismo, Triaca manifestó que el proceso prospere “va a depender de lo que los actores sociales estén dispuestos a trabajar”. “Tanto el sector empresario como el de representación sindical tienen que analizar ese proceso de producción con la madurez que requiere ese análisis”.

“Alentamos a que haya una discusión sobre los procesos productivos. Tiene que ser un producto del consenso de los argentinos”, remarcó y agregó que “nosotros creemos que a partir de lo que resuelvan cada uno de los sectores avanzarán en eso”. En tanto recordó que ya se hicieron modificaciones en algunos rubros como petróleo, automotor y construcción.

Un factor clave para la eventual discusión será el resultado de las elecciones Legislativas de octubre próximo ya que, cualquier proyecto de reforma laboral deberá pasar por el Congreso de la Nación y la correlación de fuerzas será decisiva a la hora de discutir cada cambio propuesto por el gobierno de Macri.

Puntos conflictivos de la Ley que se pretende importar

Entre sus medidas hay algunas que dificultan y encarecen las denuncias del trabajador a las empresas, facilita contratar a autónomos en puestos estructurales, y elimina los tributos obligatorios a los sindicatos. También permite que los acuerdos alcanzados entre la patronal y el trabajador se antepongan a lo establecido por la ley: así, se podrán pactar jornadas que tengan hasta 12 horas diarias y 48 por semana.

Las jornadas de 12 horas deberán estar seguidas de descansos de 36. La polémica reforma laboral brasileño flexibiliza las normas de contratación y las rescisiones de contratos y determina la preeminencia de los acuerdos colectivos sobre la legislación.

Una de las medidas más polémicas, es que se permitirá pagar salarios sobre una base horaria o diaria, pero ya no mensual. El empleador convocará al empleado con un mínimo de tres días de antelación y le informará cuál será la jornada de trabajo. Fuera de ese periodo, el trabajador no estará a disposición de esa empresa.

La ley crea además la figura del trabajador autónomo exclusivo, que podrá prestar servicios a un único empleador pero sin vínculo laboral permanente.  La relación podrá ser por “mutuo acuerdo” entre empleador y empleado, ya sin necesidad de validación sindical.

Dejará de ser obligatorio el aporte sindical (equivalente a un día de trabajo por año). En adelante, esa contribución será opcional. También crea la figura del Trabajador Intermitente, con disponibilidad absoluta.

La nueva ley determina el apartamiento de mujeres embarazadas o con niños lactantes de trabajos considerados insalubres en grado máximo.

En trabajos insalubres en grado medio o mínimo, la mujer deberá presentar un certificado médico que permita su presencia en esos lugares.

Escribir un comentario

Ver todos los comentarios

Your e-mail address will not be published. Also other data will not be shared with third person. Required fields marked as *