El intendente de Avellaneda le quita la sede a la Universidad Nacional de Avellaneda fundada por Cristina Kirchner

agosto 20, 2020 | Universitarias

Se trata de una decisión incomprensible desde la lógica partidaria del mandatario que de buenas a primeras recula con un proyecto universitario que él mismo fogoneó hace 10 años. El rector de la UNDAV, Jorge Calzoni, se refirió al malestar reinante en la comunidad académica y no descartó llevar el caso a la justicia. La medida afecta a unos 3400 alumnos de la carrera de Turismo.

No es la primera vez que el intendente de Avellaneda es cuestionado por el tono autocrático con el que lleva su gestión de gobierno. En este caso se lo ubica en medio de un conflicto con la Universidad Nacional de Avellaneda (UNDAV), impulsada por él mismo hace diez años y fundada por su jefa política, la ex presidente Cristina Fernández de Kirchner. Ahora el intendente Jorge Ferraresi avanza con un proyecto ligado al edificio “Beatriz Mendoza” que había sido destinado a la carrera de Ambiente y Turismo de la UNDAV y que ahora será cedido a la Provincia para instalar el Departamento Judicial Avellaneda- Lanús, según dejó trascender el propio intendente.

Desde la casa de altos estudios señalan que la medida contradice los términos en que la obra se llevó a cabo. En ese sentido, el rector de la UNDAV, Jorge Calzoni, explicó en diálogo con Todo Provincial, que el edificio en disputa se encuentra  ubicado  frente al Riachuelo, a la altura del puente Bosch. Se trata de una vieja estructura que formó parte de ex fábrica TAMET, y que iba a ser demolida para dar continuidad al camino Sirga sobre el que se encuentra.

En el año 2012, el juez Luis Armella a cargo de la Causa Riachuelo, dispuso que el edificio siga en pié con la condición de que “fuera destinada a una institución de bien público”. Fue en ese contexto que se resolvió, a instancias de una propuesta del intendente Ferraresi, cederlo a la UNDAV mediante un convenio firmado entre la comuna de Avellaneda y ACUMAR, el organismo responsable de articular las políticas públicas para el saneamiento de la Cuenca Matanza Riachuelo.

Calzoni explicó que la obra comenzó a ejecutarse ese mismo año y avanzó hasta 2017, cuando finalmente se logró completar la primera etapa. De acuerdo con la planificación inicial “una parte sería ocupada por el laboratorio de ACUMAR para medir la calidad de agua del Riachuelo, otro sector por las aulas y espacios administrativos de la UNDAV y un espacio común en la planta baja que sería destinado al Museo Interactivo Riachuelo.

“En 2017 la obra no estaba terminada, era riesgosa y entre otros problemas no era accesible para todos los alumnos por la falta de ascensores, por lo que decidimos trasladar la carrera al edificio Piñeiro hasta que se terminara, pero se paralizó”, explicó el rector y agregó: “Nosotros veníamos reclamando por la obra tanto al municipio como a ACUMAR y al Juzgado que aplica el seguimiento de ACUMAR pero no obtuvimos respuestas”.

Las tuvieron recién en 2019 cuando fueron convocados por el Juzgado que sigue la causa Riachuelo, pero no fue concluyente ya que no concurrieron los representantes del municipio. “Este año seguimos con el reclamo, pero nos enteramos por los diarios que ese edificio iba a ser destinado al Polo Judicial”, afirmó.

En ese marco afirmó que la idea de instalar allí un polo judicial, corolada con la reciente visita del Ministro de Justicia Bonaerense es “lamentable” y “una falta de respeto”. “Hemos enviado notas y hecho los reclamos formalmente, pero lamentablemente no tuvimos respuestas. Desde la comunidad académica pedimos que se cumpla con lo que estaba previsto. Lamentablemente si no hay respuestas tendremos que recurrir a la Justicia”, afirmó.

“Tenemos una Universidad que cumplió 10 años, para nosotros es una pena lo que está pasando porque vemos que el intendente ayudó a muchas escuelas, a muchas entidades educativas en lo edilicio y que lamentablemente tome esta postura con la UNDAV nos genera mucha tristeza”, completó el rector, quien además se mostró sorprendido por el cambio de parecer del intendente: “Esta es la realidad de buenas a primeras no tenemos más edificio. Tuvimos mucha ayuda del municipio en los primeros tiempos, como sucede con las universidades nuevas que son impulsadas por los municipios, independientemente de la cuestión política, aquí lo raro es que estamos en el mismo espacio político  y nos pasa esto”, dijo.

En tanto destacó que la comunidad académica que representa no está en desacuerdo con la instalación de una sede judicial en la localidad: “Al contrario nos parece muy bueno, lo que nos parece mal es que lo hagan en un edificio que estaba destinado para la Universidad”, remarcó.

El malestar cobra fuerza además al saber que la medida afecta a unos “3400 alumnos de la carrera de Ambiente y Turismo”.  En realidad, Calzoni, sostiene que el perjuicio es aún mayor teniendo en cuenta que “al ser una unidad académica nueva, el número de alumnos va siempre en aumento y faltan algunos años para que la cifra se estabilice.

Además la UNDAV, contando con esas aulas y con las expectativas puestas en que con el cambio de gobierno se retomarían las obras en la sede Riachuelo, encaró obras en la sede Piñeiro. “Si arrancábamos este año sin pandemia hubiéramos tenido un déficit de ocho aulas. La pandemia cambio todo  pero la realidad es que cuando volvamos la situación va a ser peor todavía y desde ese punto de vista estamos sumamente preocupados porque nos parecía un buen tiempo para acelerar la obra y poder tener ese espacio”, señaló.

Asimismo, el rector destacó que la planificación inicial estaba inserta además en un proyecto turístico en esa zona y que “instalar un Polo Judicial, no tiene lógica”. “La verdad es que no entendemos, no tiene mucha racionalidad para nuestro análisis y tampoco tenemos explicaciones por parte del municipio sobre cuál es la razón de este cambio”, manifestó.

En cuanto a los proyectos académicos, Calzoni destacó que la UNDAV posee entre otros trabajos el “centro de Telemedicina que está trabajando con el Ministerio de Salud de la provincia” y otros programas vinculados al saneamiento de Riachuelo, La Saladita, proyectos incluso con ACUMAR y con el Municipio “que se fueron generando en la carrera de Turismo y que después por un extraño motivo el municipio los cortó”.

“Nosotros teníamos previsto ese edificio ya lo dábamos por hecho. En la pospandemia vamos a  requerir más aulas otro tipo de infraestructura”, dijo ya al finalizar el rector que aún no sabe cómo va a continuar el conflicto.

Nos da mucha pena porque tenemos un presidente que es profesor universitario que nos convoca para colaborar, tenemos un gobernador que también es docente universitario que también creo un área de vinculación con las universidades. La verdad es que es una pena que tengamos esta dificultad en el municipio. Nos genera mucha tristeza. Ojala se resuelva pero la verdad es que no entendemos la lógica y lamentablemente no vemos respuesta. Haremos lo que corresponda para defender los derechos y los intereses de la universidad”, concluyó Jorge Calzoni.

Posicionamiento web by Seotronix.com.

Compartí esta Nota:

Artículos relacionados

0 Comments

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *