El intendente de Avellaneda dejó cesantes a 27 docentes en plena crisis por el COVID19

Daniel Ferro dirigente del STMA y de la FESIMUBO manifestó que “es una forma de demostrar poder y amedrentar a los trabajadores” y que ya se pidió la intermediación del Ministerio de Trabajo. La cartera laboral, cabe recordar, viene de intervenir a favor de los trabajadores en un caso similar en La Plata, donde 47 municipales debieron ser reincorporados. Ferro también apuntó contra los Ejecutivos de Pinamar y Tigre por recortes e incumplimientos en los pagos.

En Avellaneda la decisión se conoció hace unos días a través del Decreto 1051 que lleva la firma del intendente Jorge Ferraresi y de la Secretaria de Educación de la comuna María Laura De Vicenti, a través del cual se dispuso la baja en el empleo de 27 docentes y Horas cátedras de las Secretarías de Educación y Cultura y Promoción de las Artes “debido a la suspensión de clases a nivel nacional”. En tanto no les garantizan la continuidad, dado que una vez que se retomen las clases con modalidad presencial, “se evaluará si continúan vigentes los motivos que originaron los nombramientos”.

El despido en masa y en plena crisis por COVID19 generó malestar en el Sindicato de Trabajadores Municipales de Avellaneda (STMA) que ya fue denunciado ante  la autoridad de aplicación que es el Ministerio de Trabajo de la provincia. AL mismo tiempo el titular del gremio, Hernán Doval catalogó a la medida como “arbitraria” e “Irrazonable”, ya que como sostuvo: “al retrotraerse al 1 de abril los priva incluso del salario a quienes se desempeñaron durante todo el mes de abril”.

En tanto Daniel Ferro, secretario de Prensa del STMA condenó la decisión del Ejecutivo y apuntó contra el intendente: “Con esto intenta demostrar poder absoluto, haciendo lo que él quiere ajustado a derecho o no, es una forma de amedrentar a los trabajadores”, dijo.

Como dirigente del FESIMUBO manifestó además que los malos manejos por parte de los intendentes en detrimento de la estabilidad laboral y salarial de los trabajadores se reitera en otras comunas. Tal es el caso de la ciudad de La Plata, donde el intendente de Julio Garro despidió también de manera arbitraria a 47 trabajadores del call center local, y que el Ministerio de Trabajo de la provincia viene de ordenar la reincorporación.

En Tigre hubo descuentos de hasta el 100%

En la localidad que dirije Julio Zamora, el conflicto se suscitó cuando el jefe comunal dispuso una poda del 100% del salario de los trabajadores destajistas. En ese sentido Ferro manifestó se trata de una doble infracción ya que además de la poda salarial se encuentra la condición del trabajo a destajo, abolido desde hace varios años cuando entrara en vigencia la ley 14656 que regula el empleo Municipal en la provincia. “Esto demuestra que muchos intendentes no respetan la Ley. La ley de los Municipales no admite otra categorización que no sea la planta permanente y los intendentes no la respetan”, remarcó.

En tanto se llevó a cabo hoy otra reunión con representantes de Zamora  por  una reducción salarial del 22% sobre tres ítems: productividad, presentismo y salario familiar. En representación de FESIMUBO asistieron Héctor Paz, titular del gremio local y el Secretario de Estadísticas, Capacitación y Formación profesional Gustavo Seva, quienes manifestaron que el municipio incurre en fraude laboral. Se trata de la segunda audiencia sin acuerdos. El jueves próximo las partes volverán a reunirse.

En tanto Ferro cuestionó  “La productividad en el Estado es una mentira, es un invento para darle a los trabajadores sumas en negro que se las quitan cuando quieren, mientras que el salario familiar es intocable, es un derecho adquirido por el trabajador para sus hijos”. 

“Esta Pandemia puso al descubierto las malas administraciones”

Otro de los frentes abiertos para la Federación de Cholo García es el conflicto salarial que se mantiene en Pinamar desde principios de año con pagos atrasados de salarios e incumplimientos con respecto al último acuerdo paritario. En ese marco Ferro confirmó que este jueves se celebró una nueva audiencia en el ámbito del Ministerio de Trabajo, ya que una vez saldados los salarios de marzo para 800 trabajadores con 22 días de retraso, la comuna adeuda aún los aumentos establecidos en el último tramo del acuerdo paritario 2019, que consiste en un 10% que debía pasar al salario básico y un 6% que también debía comenzar a abonarse a partir de marzo.

En respuesta el intendente Martín Yeza, viene de proponer pagar los ítems en cómodas cuotas que se extienden hasta el mes de diciembre momento en que las partes deberían estar discutiendo el acuerdo paritario 2020. Según se desprende del acta firmada el día de hoy, la propuesta del Ejecutivo consiste en dilatarlo del siguiente modo: las diferencias de marzo a abonar en agosto, las de abril en septiembre, las de mayo en octubre, las de junio en noviembre, las de julio en diciembre”.

En ese sentido el dirigente manifestó que no hubo acuerdo y que “la Pandemia está poniendo al descubierto las malas administraciones en los municipios”. “Hay intendentes que renovaron mandato y que a los 15 días de la Pandemia dijeron que ya no tenían más plata. Esto nos lleva a pensar que se administraron muy mal los recursos durante cuatro años”, dijo y agregó: “Además vienen pagando los sueldos fuera de término desde  cuatro meses. En Pinamar se dieron concesiones a privados desestimando el capital humano municipal para llevar adelante diversos trabajos, generando un gasto excesivo”, apuntó.

 

Escribir un comentario

Ver todos los comentarios