Municipales de Avellaneda abandonados por el SUMA en plena pandemia

En medio de serias irregularidades el gremio que dirige el oficialista Daniel Aversa permanece cerrado, privando a los afiliados de la atención médica y del asesoramiento gremial ante los descuentos salariales generados por la administración Ferraresi durante la cuarentena. “Hoy los afilados son derivados a los hospitales públicos”, denunciaron desde la oposición.

Institucionalmente el incipiente Sindicato Unificado de Municipales de Avellaneda SUMA se encuentra atravesado por una severa crisis, ya que a pocos años de creación la primera convocatoria a elecciones se vio plagada de irregularidades que luego fueron denunciadas ante el Ministerio de Trabajo.

En ese sentido Emilia Segovia, quien actualmente ocupa el cargo de Secretaria de Turismo y Deportes hasta 2020, aseguró en diálogo con Todo Provincial, que fue desplazada tras la denuncia y que en consecuencia el Ministerio de Trabajo anuló la primera convocatoria a elecciones presentada por Aversa tras comprobarse serias irregularidades y suspendió una segunda convocatoria  ya que “el proceso tampoco cumplía con los requisitos normativos impuestos por la ley 23551 de Asociaciones Sindicales”.

La primera medida adoptada por la cartera laboral se dio a conocer en noviembre pasado, luego de que Daniel Aversa adelantara las elecciones siete meses y sin el anuncio correspondiente que habilite la participación democrática de otras listas. Luego en marzo una nueva convocatoria fue suspendida por el ministerio de Trabajo también por anomalías. “Por esto teníamos programada una reunión en Trabajo un día antes de que el gobierno nacional declarara la cuarentena obligatoria, pero Aversa no se presentó”, dijo Segovia que encabeza la lista Violeta de la oposición. En tanto las elecciones fueron prorrogadas por decreto hasta el 30 de septiembre próximo en el marco de la extensión del aislamiento.

En ese sentido, añadió que el contexto de pandemia y cuarentena empeoró las condiciones que ya venían deterioradas en el gremio ligado al intendente Jorge Ferraresi, ya que desde que se decretó el aislamiento “el gremio cerró sus puertas, dejando a los afiliados sin cobertura y representación gremial”.

“La gente está desamparada porque desde el 20 de marzo el gremio no atiende a nadie, lo único que hacen es dar préstamos, mientras que los consultorios externos, hoy manejados por la Federación de Oscar Ruggiero, también permanecen cerrados y ante la consulta, los compañeros son derivados a los hospitales públicos de la zona”, afirmó.

En cuanto a los préstamos que se encuentran otorgando, explicó que pasaron de los 500 pesos a los mil pesos que se otorgan en forman mensual y por única vez: “A los compañeros no les alcanza para nada teniendo en cuenta que hoy el básico es de 15 mil pesos y que con horas extras puede llegar a los 18 mil”. En tanto añadió que tampoco se les está brindando asesoramiento gremial a los afiliados que en el marco de la cuarentena vienen sufriendo descuentos salariales sucesivos.

“Creo que es una falta de respeto hacia los afiliados que la dirigencia desaparezca de esta manera y le cierre las puertas a la oposición. En lo que va de la cuarentena al Secretario General sólo se lo vio hace 15 días en una recorrida por Barrio Azul junto al intendente y Larroque”, señaló al referirse a la visita que hizo el ministro de Desarrollo de la Comunidad bonaerense junto al Ministro de Desarrollo Social, Daniel Arroyo”.

Maltrato y amenazas en la Asamblea que debía designar la Junta Electoral

Por otra parte, Emilia Segovia se refirió a un episodio ocurrido el 20 de diciembre pasado cuando la actual conducción gremial organizó una Asamblea sin convocar a las listas que inetgran la oposición en la que se debía elegir la Junta Electoral de cara la nuevo llamado a elecciones. Al enterarse Segovia concurrió al lugar junto a Emilse Frías con la intención de participar, pero la entrada les fue vedada en medio de maltratos y amenazas con armas de fuego: “No me dejaron pasar a pesar de que me conocen y saben que soy integrante de la Comisión Directiva. En la puerta había cuatro patovicas que me prohibieron el ingreso advirtiéndome que también tenían armas de fuego”.

“Sumado a esto nos denegaron el acceso al padrón y cuando la junta, armada a medida del Sindicato, empezó a trabajar intentó impugnar nuestra lista argumentando que todas las firmas eran falsas y que los aspirantes no cumplían con la antigüedad que pide el estatuto, cuando es normal dado que es un gremio que se conformó hace muy pocos años. Esto también se va a resolver en el Ministerio de Trabajo. Por el momento  la letrada del ministerio Mónica Risotto nos pidió que todos los integrantes de la lista debíamos volver a firmar delante de ella. No tenemos problemas con eso”, dijo.

En tanto al finalizar remarcó que la resolución del Ministerio de Trabajo es muy clara en cuanto a la nueva convocatoria a elecciones en tanto se deberá conformar una nueva Junta Electoral que garantice la participación democrática de las partes. Lamentablemente mientras tantos afiliados siguen desamparados”, concluyó.

 

Escribir un comentario

Ver todos los comentarios