Cumbre sindical en Mar del Plata contra el tope a las paritarias

Moyano, Barrionuevo, la CGT y las 62 Organizaciones cuestionaron al gobierno por promesas electorales incumplidas y la implementación de medidas que terminaron impactando en los sectores más vulnerables. También pideron la derogación de la ley de Reforma Previsional

El encuentro tuvo lugar este jueves en el hotel de UTHGRA en la ciudad de Mar del Plata y convocó a los principales referentes del movimiento obrero organizado, quienes manifestaron su desacuerdo con el rumbo de la economía y el impacto de estas medidas en el salario y los sectores sociales más desfavorecidos.

Es el primer pronunciamiento que se da en forma conjunta luego del paquete de reformas que el oficialismo, aunque con profundo rechazo, logró sancionar a fines de 2017. Como resultado, los gremios emitieron un duro comunicado en el que entre otros puntos rechazan el tope del 15% que el gobierno pretende imponer a las paritarias de este año.

“Nada de lo que se prometió se ha cumplido”, comienza diciendo el texto difundido ayer y agrega: “Es un gobierno de CEO, directores, accionistas, dueños de empresas nacionales y multinacionales que en una clara afrenta a la ley de ética pública asumían sus cargos con total desparpajo conservando acciones e injerencias en sus empresas y beneficiando claramente de manera ostensible sus propios intereses”.

“Hacer perder el poder adquisitivo de jubilaciones y salarios, condonar y blanquear las deudas de los evasores, rebajar el sueldo de jubilados, pensionados y programas sociales, llenar las góndolas argentinas con productos extranjeros que conspiran contra el trabajo de los argentinos, endeudar el país de manera inaudita y hacer más ricos a los ricos y más pobres a los pobres”, cuestionaron los líderes sindicales.

El cónclave de sindicalistas tuvo lugar en el Hotel de UTHGRA y formaron parte Hugo Moyano (Camioneros), Sergio Palazzo (Bancarios), Jorge Piumato (Judiciales), Omar Plaini (Diarios y Revistas), Horacio Valdez, (del vidrio y representante de las 62 Organizaciones Sociales Peronistas), así como Juan Carlos Schmid y Carlos Acuña, dos de los integrantes del triunvirato que dirige la CGT.

El comunicado completo

QUIEN QUIERA OIR QUE OIGA – DECLARACIÓN DE MAR DEL PLATA

El 10 de diciembre de 2015 asumió un nuevo gobierno, muchos Argentinos depositaron las esperanzas en un cambio positivo que viniera a corregir lo que estaba mal y a sostener lo que estaba bien.

Que viniera a luchar enérgicamente contra la inflación que se come el sueldo de los trabajadores. Que viniera a pelear frontalmente contra la pobreza y que viniera a dotar a la República de más institucionalidad.

Creíamos y creemos en la necesidad de una Argentina de encuentro y diálogo institucionalizado, sustentable en el tiempo, en una mesa a la que se debe convocar a TODOS, tal cual lo reclama el Papa Francisco.

Un dialogo que nos debe resolver los enormes problemas de los argentinos, con un norte claro puesto en la PRODUCCION, EL TRABAJO, EL EMPLEO Y LA EDUCACION, pero en el que no pueden ni deben estar ausentes las distintas realidades de nuestra Patria

Lamentablemente nos encontramos desde un principio con un gobierno de CEO’S directores, accionistas, dueños de empresas nacionales y multinacionales que en una clara afrenta a la ley de ética pública asumían sus cargos con total desparpajo conservando acciones e injerencias en sus empresas y beneficiando claramente de manera ostensible sus propios intereses.

Y como para la construcción de un relato desde un lugar confortable, se necesita un enemigo, todo aquello que se opusiera era el pasado, era el peronismo, eran los sindicatos, mezclando en la comunicación situaciones de funcionarios, sindicalistas y algunos (por cierto, pocos) empresarios investigados por corrupción.

El dialogo paso a ser un monólogo, mesas a las que sentados todos, nadie se iba con obligaciones (salvo por supuesto los trabajadores).

Proyectos que se planteaban en determinados términos y que luego aparecían escritos con la innegable pluma de los asesores empresariales, contradiciendo los acuerdos alcanzados.

Hoy entrando en su tercer año de mandato nada de lo que se prometió se ha cumplido, por el contrario:

Es imposible suponer que se va a eliminar la pobreza o tan solo bajarla si se sigue sosteniendo un trazado económico contrario al interés Nacional. Es imposible suponer que las inversiones se van a realizar en sectores productivos que generan mano de obra si siguen fomentando la timba financiera con intereses y emisiones de deuda que generan ganancias especulativas siderales.

Es imposible pensar una mejor institucionalidad y calidad democrática, mientras se sancionen leyes como la reforma previsional y tributaria que sigue favoreciendo a los sectores concentrados de la economía y castiga a los más amplios sectores alcanzados por la seguridad social, tal el caso de los compañeros jubilados y pensionados a quienes se les ha disminuido el ingreso.

Escribir un comentario

Ver todos los comentarios