Pablo Moyano contra la cúpula de la CGT: los acusó de “entregar a los trabajadores a la reforma de Macri”

A través de un comunicado el adjunto de camioneros explicó que renunció al cargo de secretario gremial por “no estar de acuerdo con la conducción”. “Estos dirigentes están en las antípodas de la lucha obrera”, dijo tras dar el portazo, tal como lo hiciera en noviembre último el dirigente de la UOM Francisco Barba Gutiérrez

El 21F fue la gota que rebalsó el vaso para Pablo Moyano y este martes oficializó su retiro de la mesa de la CGT. Ocupaba el cargo de secretario gremial en una tensa relación desde la normalización en agosto del 2016 con el ala dialoguista. Un ejemplo se vio en el conflicto de los despedidos de la multinacional Pepsico el año pasado, cuando los trabajadores recibieron el apoyo de Camioneros mientras Rodolfo Daer se lavaba las manos.

No obstante, la ruptura quedó expuesta en diciembre último con el debate de la reforma previsional, con un reclamo al que la CGT asistió dividida y pasó desapercibida. Un mes antes ubo otra señal, fue precisamente cuando la cúpula de la Central se reunió con el Ministro de Trabajo Jorge Triaca en el marco de la presentación oficial del paquete de reformas que incluía la reforma laboral.

En ese momento, Moyano acusó al gobierno de atacar a los dirigentes a través de los medios de comunicación para “allanar el camino de la reforma laboral” y de “debilitar a los trabajadores con el verso del costo laboral”. “Por parte de esta conducción gremial, de esta Confederación, los compañeros trabajadores quédense tranquilos que nos van a tener que cortar la mano para firmar esta ley de reforma para cagar a los trabajadores”, respondió.

La salida ya había sido anunciada por el dirigente camionero a los pocos días de ralizarse la marcha del 21F, cuando en una movilización en La Plata expresó en diálogo con Todo Provincial “Que disculpe el compañero Schmid pero la CGT está partida”, y habló de una normalziación de la central entre marzo y abril. “Queremos una CGT combativa y en la calle, adentro o afuera de Azopardo”, dijo antcipando la salida.

Ahora, y luego de la fractura que quedó expuesta en la masiva movilización del 21F, Moyano se fue de la CGT y explicó los motivos a través de un duro comunicado: “Renuncio, por no estar de acuerdo con esta conducción, porque no representa hoy los intereses de los trabajadores y lo que demandan”.

“Tenemos un camino y líneas bien claras, iniciados hace años, y no serán abandonadas. Estos dirigentes están en las antípodas de la lucha obrera, entregan a los trabajadores ante la reforma flexibilizadora de Macri. Significando precarización, despidos, suspensiones.  Quita de derechos para los trabajadores y de mayores beneficios para los empresarios”, dijo.

 “Por eso queremos llevarle  tranquilidad a todos los trabajadores haciéndoles saber que seguiremos defendiendo sus derechos incondicionalmente en cualquier espacio futuro,  tal como lo hicimos frente a las sinrazones que sufrimos durante este tiempo”, prosiguió y agregó: “ante tanta indecisión es fundamental fortalecer nuestra representación gremial en todos los sectores, sobre todo por los retos que implica ante este neoliberalismo,  egoísta, materialista, antinacional, antipopular y cruel en su desmedido individualismo devastador”.

“Esto se puede restituir. Y lo vamos a revertir. Al menos para el visible ciudadano de a pie, esta convicción es nuestra tarea”, concluyó.

Escribir un comentario

Ver todos los comentarios