Unidad Ciudadana apeló el protocolo antibombas para las elecciones y denunció que puede “impedir la participación”

El jueves 19 de octubre por la noche, la Junta Electoral de la Provincia de Buenos Aires resolvió, a través del Acta número 15, un cambio en las normas del Protocolo del proceso electoral, estableciendo un accionar ante posibles amenazas de bombas en colegios. Unidad Ciudadano lo apeló ante la sospecha de que pueda ser utilizado para manipular la votación.

“Este cambio afecta a los procedimientos de actuación ante posibles amenazas de explosivos, e incluye procedimientos contrarios a la racionalidad. Este Protocolo no existía con anterioridad y no ha sido consultado al conjunto de las fuerzas políticas. Estos procedimientos afectarían, eventualmente, al desarrollo del acto electoral y podrían ser utilizados de manera discrecional para una demora o una interrupción no fundamentada del desarrollo de la votación”, aseguraron desde UC.

“La votación, durante las elecciones PASO de agosto, transcurrió con total normalidad, pero en los distritos donde la oposición obtuvo una buena performance electoral, hubo escuelas que comenzaron a recibir extrañas amenazas de bomba, como nunca desde el regreso de la democracia hasta la fecha, que luego se comprobaron que eran falsas”, añadieron.

“Unidad Ciudadana comparte el criterio de garantizar la seguridad, transparencia y solvencia del proceso electoral. Para ello hemos reiterado, en muchas ocasiones, nuestra preocupación por la manipulación ocurrida durante la Jornada y la noche electoral del 13 de agosto. Creemos que este Protocolo es innecesario y es susceptible de ser utilizado partidaria e intencionadamente para demorar o impedir la normal participación electoral”, denunciaron.

“Dados los antecedentes del Gobierno, desconfiamos del buen uso de este Protocolo que consideramos innecesario y exigimos que no se aplique y, tal efecto, hemos cursado la correspondiente apelación”, concluyó la fuerza conducida por Cristina Kirchner.

El protocolo

La Junta Electoral Nacional del distrito de la provincia de Buenos Aires, Roberto Lemos Arias, Hilda Kogan y Juan Manuel Culotta, resolvieron en el acta 15 que “atento a las reiteradas situaciones de amenazas de explosivos en establecimientos educativos de este distrito resulta necesario realizar las previsiones correspondientes para el caso que dicha situación se presente durante el desarrollo de la jornada electoral”.
Ante esa situación, la Junta le pidió al Comando General Electoral que elabore un protocolo, el cual marca en primer lugar que “se ordene la evacuación del local” mientras que el presidente de mesa debe cubrir la boca de la urna con la faja adhesiva grande y la firme junto a los fiscales presentes; luego, guarde en el bolsín plástico transparente el padrón original, que está utilizando la autoridad de mesa “color” y la totalidad de la documentación de la mesa como “acta de escrutinio, certificado, telegrama y sobres de votación que ya se encuentren firmados por la autoridad”.

Una vez todo precintado y fajado, el presidente de mesa junto a los fiscales deberán guardar la urna y el bolsín dentro del cuarto oscuro y salir del establecimiento hasta que el personal del Comando Electoral descarte la amenaza y autorice a ingresar a la escuela para volver al comicio.

Al regresar al establecimiento, la autoridad de mesa deberá labrar un acta dejando expresa constancia de las medidas adoptadas y el horario en el que se produjo la interrupción y la reanudación del comicio.

Escribir un comentario

Ver todos los comentarios