Los científicos vuelven la lucha, toman el CONICET y critican que Barañao “no da la cara”

septiembre 13, 2017 | Universitarias

Los trabajadores de ciencia y tecnología decidieron unánimemente sostener la medida de fuerza en el Polo Científico. Reclaman que se cumpla el acuerdo firmado a fines del 2016 para que los becarios que finalizaron su etapa formativa ingresen al CONICET. El gobierno nacional resolvió cortar el diálogo y asignar a estos investigadores cargos docentes provisorios en universidades públicas. Por ahora, el ministro de Ciencia y Tecnología, Lino Barañao, no da respuestas.

Esta medida de lucha tiene como objetivo lograr que las autoridades del Ministerio atiendan a los reclamos de la “Red Federal de Afectadxs” que nuclea a los 500 trabajadores despedidos en diciembre de 2016 que debían ser incorporados en distintos organismos estatales este año.

En diálogo TODO PROVNCIAL, Federico Testoni, integrante de Jóvenes Científicos Precarizados, aseguró: “En estos nueve meses no solo no hubo avances sino que el acuerdo firmado a fines de 2016 nunca se concretó”.

Jóvenes Científicos Precarizados y otras organizaciones gremiales, sostienen la medida junto a los despedidos hasta que se cumpla lo prometido en el acta acuerdo: estabilidad laboral, equiparación salarial con los cargos concursados y continuidad de las líneas de investigación.

El conflicto se originó por el recorte en los ingresos a carrera del Conicet que dejó afuera a 500 investigadores que culminaron la etapa de becarios. La situación se agravará a fin de año porque una cantidad similar de científicos de la nueva camada de becarios también quedará afuera del organismo ante el sostenimiento de la baja de cupos de ingresos.

“Dicen que ingresarán a carrera 450 pero habrá más de mil postulantes. Las negociaciones estuvieron muy cerradas, tuvimos que realizar medidas de protesta par que llamen a reuniones pautadas, nunca hubo voluntad”, expresó Testoni y agregó: “El ministro Lino Barañao no da la cara ni explica su posición ante el recorte”.

Por su parte, Federico Montero, Secretario de Organización de CONADU y Secretario General de FEDUBA, expresó: “El gobierno decidió unilateralmente cortar el diálogo en el momento en que estábamos reunidos y pidiendo precisiones. Tienen en vilo a 500 familias sin certeza sobre su inserción y rumbo de sus investigaciones. Rechazamos el convenio con la SPU y exigimos que el gobierno retome el diálogo y dé garantías por escrito de cómo se van a insertar los científicos”.

El Ministerio de Educación y el Ministerio de Ciencia y Tecnología firmaron un acuerdo para  concretar la incorporación, como parte de las plantas provisorias de las universidades públicas, de 410 investigadores  que deberían haber entrado a la carrera de CONICET.

“Dicha resolución incumple el compromiso con los investigadores del Acta del 23/12/2016, que garantizaba que el CONICET sería uno de los lugares de inserción de los despedidos y que percibirían una remuneración equivalente manteniendo el tema y lugar de trabajo. Todos estos puntos son tirados por la borda con la nueva resolución”, denunciaron desde la CONADU.

“No quedan claros, además, los mecanismos de incorporación de los investigadores a las universidades, ni su estabilidad, ni si esas incorporaciones van en detrimento de los docentes que ya están desarrollando sus actividades en las casas de altos estudios”, concluyeron.

 

Posicionamiento web by Seotronix.com.

Compartí esta Nota:

Artículos relacionados

0 Comments

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *