Cresta Roja: “Hicieron campaña con nosotros y ahora gastan millones en reprimirnos”

En medio de la tensión con gendarmería y la policía Federal, los trabajadores de la empresa que el oficialismo supo tomar como bastión al inicio de la gestión denuncian que el gobierno invierte en represión en vez de buscar una solución. El acampe lleva más de veinte días en las puertas de la empresa en Ezeiza, y luego de la represeión de la semana pasada, los efectivos volvieron a rodear la planta.

“Muchos idas y vueltas. Pasamos por dos Gobiernos, venimos trayendo problemas hace rato. Antes de empezar nuestro conflicto en 2015, éramos 3500 trabajadores en forma directa y casi 5000 en forma indirecta. Después presentaron quiebra y volvimos a trabajar con la promesa que nos iban a reincorporar a todos y no todos pudieron ser reincorporados. Terminamos siendo 2100 y ahora con la nueva propuesta quieren llevar ese número a 1000 o 1100″, dijo uno de los trabajadores.

Otro de los despedidos de la empresa ahora propiedad de Granja Tres Arroyos, recordó que llevan cuatro meses sin cobrar el sueldo y que para sostener sus familias recurren a cualquier tipo de changas que les ofreces los vecinos del lugar.

Asimismo, los despedidos denunciaron aprietes y momentos de tensión con las fuerzas de seguridad impuestas en el lugar por el gobierno provincial y nacional: unos 3 mil efectivos fueron apostados en el lugar para evitar el ingreso a la planta.

cc260318g021f06_crop1522028836157.jpg_258117318

Nuevos dueños, el mismo problema

Cuando Granja Tres Arroyos desembarcó en la avícola los trabajadores llevaban dos meses de sueldos adeudados. Promediando mediados de marzo la empresa propiedad de la familia De Grazia, sonaba como un a promesa de recuperación y con el apoyo del Gobierno a través del Ministerio de Producción, asumió el control operativo de Cresta Roja y explotará antes en manos de Proteinsa SA.

Para esto se comprometió a desembolsar unos 80 millones de dólares para quedarse con los activos de la avícola y con la incorporación de la capacidad instalada pasaría a controlar el 25% de la faena total de pollos que hoy se lleva a cabo en la Argentina.

En octubre de 2016, la compañía perdió la licitación para hacerse de Cresta Roja a manos de la ahora saliente Proteinsa SA. integrando en ese momento la sociedad Avícola Del Plata (junto con Adecoagro y Grupo Lartirigoyen) y presentando una oferta que quedó muy por debajo de la base.

 

Escribir un comentario

Ver todos los comentarios

Your e-mail address will not be published. Also other data will not be shared with third person. Required fields marked as *