Virginia Franganillo, una vida de reivindicaciones: del cupo Femenino a la ley de Cuidados

abril 7, 2021 | Información General

mariano gandini

Por: Mariano Gandini

Virginia Franganillo, socióloga y creadora del Consejo Nacional de la Mujer dialogó en exclusiva con TodoProvincial Radio en el marco de charlas con perspectivas de género. Mujeres, protagonismo, lucha y desafíos. Además anticipó que en argentina están trabajando sobre un proyecto de ley sobre Cuidados. Revalorizó el rol de la mujer pero advirtió “No participamos de las grandes decisiones todavía”.

¿Qué es el 8 de Marzo para el movimiento femenino?

Una larga lucha de las mujeres que se reactualiza y que va a resignificarse todos los 8 de marzo, si recordamos el primer 8 de marzo en argentina, fue el primero en democracia, y que expresó lo que hoy es el movimiento de mujeres.

Cuando uno mira las pancartas de ese 8 de marzo vas a ver muchas reivindicaciones que han marcado estos 30 años o más de democracia, muchas de ellas fueron conquistas con políticas públicas y otras que todavía están pendientes.

Si hace más de 30 años eramos 5 mil mujeres, hoy somos millones en las calles.

El 8 de marzo dejó de ser un día de lucha, ahora es un día de expresiones masivas no solamente en la argentina, sino también en el resto del mundo.

Esta etapa de masividad del feminismo irradia desde la Argentina.

¿Siempre hubo una politización fuerte por parte de las mujeres en Argentina?

Las historiadoras hablan de una politización muy fuerte de las mujeres en Argentina desde sus orígenes, quizás con formas más tradicionales, pero siempre fue importante.

También tuvo que ver con la educación donde no se discriminó a las mujeres, en los momentos que se crea la educación pública y también al peronismo, que construye el estado de bienestar e instala como centro de modelo de país a las mujeres, con una serie de políticas que fueron pioneras en el mundo, como la organización de un partido propio: Partido Peronista Femenino, un cupo, ese cupo que permitió que hubiera legisladoras en la década del 40 y 50; estamos hablando de la pos guerra, no se conocen registros en europa, menos en estados unidos y tampoco en el resto de américa latina.

Ese hito, que fue la etapa peronista dejó marcas, dejó una experiencia de politización masiva en las mujeres, y no eran solo las ilustradas, sino que también las de los sectores populares, esas eran las que integraban el partido peronista femenino, ese fue el legado de la transformación y transición democrática.

¿En qué momento el movimiento femenino comienza a tomar fuerzas y visibilidad?

El movimiento femenino confluye en mujeres que provienen del peronismo, radicalismo, intransigentes, demócratas progresistas, sindicalistas, organismo de ddhh y sociales. De ahí surgen muchas leyes que fueron tomadas y llevadas a la práctica por el gobierno de Raúl Alfonsín como la ley del divorcio, la patria potestad compartida, la adhesión a la convención internacional de la discriminación contra la mujer, la creación del primer organismo, que fue una subsecretaria dentro del ministerio de desarrollo social, empieza a tener estado público un debate diferente.

Ya con esta segunda ola feminista hablábamos de discriminación en el trabajo, participación política, derechos reproductivos y la violencia.

¿Cuáles fueron los avances que se han logrado en estos últimos años y las deudas pendientes?

Durante la década del 90, a pesar de que eran política neoliberales, pudimos avanzar creando el primer Consejo Nacional de la Mujer, que se cumplieron 30 años, donde logramos una ley de cupo que obligaba a todos los partidos políticos y se convirtió en la primera ley internacional.

Hemos logrado muchas cosas, en los gobierno de Néstor y Cristina como la inclusión de la mujer en el sistema previsional, la ley de identidad de género, y lo que estamos viviendo ahora ni más ni menos que legalizar el aborto.

En el balance podemos decir que nuestros avances han sido ininterrumpidos, impensados, somos de los pocos países de América latina que tenemos legalizado el aborto.

¿El debate que viene son las condiciones de vida de las mujeres y entre ellas están los Cuidados?

El debate que viene es sobre las condiciones de vida de la mujeres, y en este sentido la deuda o agenda pendiente tiene que ver con las políticas de cuidado, desde hace 30 años que se reconoce que las mujeres hemos avanzado en el mundo público, en la incorporación al trabajo a la vida política, de representación social, pero que esa división sexual del trabajo que denuncia el feminismo se mantiene incolumne, y eso ha producido del deterioro que ha impactado en las sociedades y en la economía por el neoliberalismo, en pobreza e indigencia y son los cuidados la base social de la reproducción, de la pobreza y de las desigualdades.

Hablar de desigualdad es hablar de distribución del ingreso, del modelo productivo, extranjerización de la economía, pero la base de la reproducción social y de la pobreza tiene que ver con los cuidados.

Las desigualdades de género, la pobreza, la brecha salarial todo eso está atravesado por los cuidados. Quien se ocupa de las familias, las mujeres.

Adultos mayores, discapacidad, quienes cuidan a esas personas, las mujeres.

Estamos trabajando en un comité de expertos en la elaboración de un anteproyecto de ley que se presentará en los próximos meses, que tiene como objetivo incluir en la discusión estos temas con una gran propuesta que es distribuir, reconocer y remunerar a las que trabajan en su casa, trabajo no reconocido, invisible que tiene una función en la reproducción económica.

No existiría la producción capitalista si no existiese el trabajo doméstico.

Las trabajadoras de casas particulares, se las incorporó en el derecho laboral en el gobierno de Cristina Fernández, ahora cuantas están registradas, solo el 25%, cuando son más de 1 millón.

El 50% de esas mujeres durante la pandemia en América latina perdieron su trabajo.

Podemos decir que en el conurbano, y en muchas provincias del interior del país, el cuidado de los niños, de los adultos, lo hacen mujeres altamente capacitadas que durante los últimos 30 o 40 años no tuvieron remuneración.

Estos van a ser los temas que se van a tratar en la ley marco y que seguramente van a motorizar políticas públicas que necesitan de todos los estados, nacional, provincial y municipal; y los actores, sindicatos, empresas, cooperativas y los varones, porque estamos hablando de una revolución cultural, reconocer, remunerar y redistribuir; entre el estado, las empresas y adentro del hogar, los varones; es una enorme transformación del orden social y también de las funciones del estado.

¿Cuál es la deuda o la lucha que deben dar como movimiento femenino?

No participamos de las grandes decisiones las mujeres todavía, falta mucho. Hay pocas gobernadoras, pocas intendentas, si vas al mundo empresario hay pocas mujeres en los directorios.

En argentina no hay mujeres en la conducción de las empresas, pero no va a haber sino se resuelve la división sexual del trabajo, va a ser muy difícil, y lo que hemos logrado y avanzado ha sido porque hemos puesto leyes obligatorias.

Un país que tuvo una mujer presidenta en 2 periodos, algo totalmente excepcional, hay muy pocas en el mundo, ha ayudado a cambiar el proceso que estamos viviendo. El feminismo es el movimiento social y político de mayor gravitación.-

Posicionamiento web by Seotronix.com.

Compartí esta Nota:

Artículos relacionados

0 Comments

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *