Tras los despidos masivos en Ferrobaires: Trabajadores luchan por la reactivación de ramales y la reincorporación

Dos mil trabajadores quedaron en la calle en 2018 tras la disolución de Ferrobaires que llevó a cabo Vidal. 104 fueron los pueblos que se quedaron sin tren. En aquellas localidades donde sobrevive el servicio, faltan frecuencias y mantenimiento. Hoy, ante el silencio de los gremios de sector un grupo de despedidos cada vez más numeroso recorre los pasillos de la Legislatura y confían en que la solución llegue con el recambio de gobierno: “Sin reactivación no hay mano de obra y nosotros queremos trabajar”.

Jorge Medrano, encabeza esta comisión auto gestionada por los trabajadores llamada Ferroviarios Sin Trabajo y en diálogo con TODO PROVINCIAL RADIO narró la odisea que viven desde la disolución de la empresa en 2018. El universo total de trabajadores de Ferrobaires creada para brindar el servicio de pasajeros rondaba los 2800, de los cuales fueron despedidos 2000. Fue el más masivo ejecutado por Cambiemos en todo el territorio nacional y sin embargo el conflicto se encontró con el silencio de los grandes medios y de las organizaciones gremiales mayoritarias del sector.

De acuerdo con el relato de Medrano, solo el gremio APDFA se hizo eco del reclamo, pero sin la fuerza mayoritaria el reclamo nunca alcanzó una medida gremial contundente. Ante esta actitud de los gremios, los trabajadores comenzaron a agruparse por iniciativa propia, y aclaran que no persiguen fines ni políticos ni gremiales: “No tenemos banderas políticas, no nos banca nadie, eso nos permite organizarnos y gestionar para defendernos. Lo único que queremos es trabajar y sabemos que sin reactivación no hay mano de obra”, subrayó Medrano, quien hoy con 59 años no consigue reinsertarse en el mundo laboral después de 34 años de servicio en los trenes. “Para jubilarme soy joven y para trabajar soy viejo”, dijo al tiempo que expresó que esa realidad la comparten varios de sus compañeros, y que la situación es “angustiante”.

También explicó que con el esfuerzo de todos, unos 400 autoconvocados, reúnen el dinero para cubrir los viáticos y recorrer los pueblos bonaerenses donde el servicio fue desmantelado. “Fuimos a Suipacha, Bragado, 25 de Mayo, Bahía Blanca, Mar del Plata, estamos yendo a todos los lugares donde hay ferroviarios sin posibilidades de que alguien los defienda, y nos encontramos con situaciones angustiantes porque hay compañeros que no consiguen ni para la changa”, alertó y continuó: “Están haciendo torta fritas para vender, pan casero, pero no se logra salir adelante porque no hay trabajo”, y aclaró: “Nosotros no estamos pidiendo planes sociales, estamos pidiendo trabajo”.

Sobre la situación con la empresa desmantelada, Medrano detalló que el 40% que sobrevivió fueron traspasados a la órbita de Nación, pero que en el medio también hubo despidos y que los Convenios Colectivos no fueron actualizados. En cuanto al 60% que quedó en la calle, unos 2000 fueron desvinculados a través de la “jubilación anticipada” y que los “obligaron a adherirse”. “A los que no lo hicieron los despidieron y tardaron en pagarles, mientras que muchos no pueden cobrar la jubilación porque la Gobernadora no habilita el pago”, dijo. También detalló que muchos de los que lograron cobrar la indemnización  corrieron la suerte de los despedidos de YPF durante el menemismo: lo perdieron todo en inversiones infructuosas.

“Ningún compañero de los que cobró sabía de inversiones o comercio, trataron de manejarse dentro de sus posibilidades pero se los comió la inflación, e incluso algunos fueron estafados”, expresó. 

En la provincia el servicio sobrevive deficiente y sin mantenimiento

Ferrobaires cubría con el servicio de trenes de pasajeros toda la provincia de Buenos Aires e incluso llegaba hasta La Pampa y La Patagonia hasta Viedma. Tras el desmantelamiento, Medrano explicó que unos 104 pueblos bonaerenses quedaron sin servicio mientras que en varias localidades funciona en forma deficiente y con menos frecuencia. “Mar del Plata, que llegó a tener 14 servicios diarios en su mejor momento, hoy tiene uno; Bahía Blanca, que tenía servicios diarios ahora es uno por semana y en el ramal cancelaron estaciones. En lo que respecta Bragado a Carlos Casares y que llegaba a Santa Rosa eso quedó totalmente cancelado”, enumeró.

También, explicó que de la mano de la desinversión y los despidos, llegó la precarización del servicio. “No hay quien haga el mantenimiento de vías. Todo lo que se estaba haciendo lo pararon todo. Sólo hacen mantenimiento en Gran Buenos Aires y Capital y el responsable es Dietrich”, alertó.

“La solución es política por eso estamos esperando el recambio de autoridades”

Consultado sobre la continuidad de este reclamo llevado a cabo por Ferroviarios Sin Trabajo y que cada vez suma a más despedidos Jorge expresó que vienen de impulsar varias medidas de visibilizarían en Lomas de Zamora, Avellaneda y Constitución con asambleas masivas y que continuarán por esa vía pero asegura que la salida es política. Por eso vienen recorriendo los pasillos de la Legislatura Bonaerense y del Congreso, “Hoy estamos siendo escuchados y podemos expresarnos pero hasta que no haya un recambio de autoridades no se puede hacer nada. A este gobierno no le llevamos ninguna propuesta porque fue el que nos ejecutó”, dijo.

Al finalizar la entrevista, reiteró: “No podemos hablar de mano de obra sin  reactivación de los ferrocarriles  y nosotros lo único que queremos es trabajar, no queremos planes sociales, no somos de ningún partido ni gremio solo queremos trabajar. No queremos conflicto queremos sentarnos con las autoridades de las que dependan nuestros ingresos  y que entiendan, por eso estamos esperando al 10 de diciembre”, concluyó.

Escribir un comentario

Ver todos los comentarios