Historias Pymes: “Montemar”, un orgullo de San Miguel del Monte

Todo Provincial RADIO entrevistó a Luis Alberto Casiva, propietario de Montemar, fábrica de galletitas dulces, alfajores y anexos de la localidad de San Miguel del Monte. El empresario contó cómo surgió este emprendimiento familiar que ahora tiene presencia en una gran cantidad de localidades. Además, habló sobre el impacto de la crisis y las dificultades que imponen los grandes jugadores del mercado.

– ¿Cómo nació Montemar?

Nosotros teníamos una distribución de panificados, pero en 2005 la fábrica cerró y quedamos sin trabajo. Decidimos comenzar a probar con la producción de galletitas dulces. Empezamos con las pepas, los aritos y los palitos. Teníamos un solo punto de venta que atendía mi mujer y tuvimos muy buena repercusión.

– ¿Cómo pegaron el salto?

Primero cortábamos las masitas y las rellenábamos a mano. Cuando los pedidos fueron creciendo empezamos a incorporar tecnología de a poco. Cuando estábamos un poco más preparados para hacer una producción importante empezamos a probar en La Plata porque en Monte no nos podíamos expandir porque es limitada la cantidad de gente. En 2011 competimos en la Expo Alfajor de Suipacha y sacamos cinco medallas de oro en el alfajor de chocolate y el merengado. Eso nos dio el impulso para seguir creciendo e incorporar nuevos productos. Igual sigue siendo una empresa familiar compuesta por mi mujer y cinco hijos. Manejamos todo entre la familia.

– ¿Tienen llegada a muchos distritos?

Distribuimos en los pueblos ubicados alrededor de Monte, pero también en La Plata y en Capital Federal. Ahora estamos distribuyendo en la Costa, desde San Clemente hasta Pinamar, porque tenemos una sede en Mar de Ajó.

– ¿Cómo los está afectando la crisis?

En un momento llegamos a ser 25 personas pero ahora somos menos porque la venta ha caído muchísimo y tuvimos que contraernos. Aumentó la luz, el gas y todos los insumos. Además la gente compra mucho menos por lo que hay que moverse mucho más. Nuestra mercadería es de calidad, la gente no tiene un peso y se da cada vez menos gustitos. Nosotros igual no vamos a renunciar a la calidad y lo que es bueno cuesta.

– ¿Cuál fue el impacto de los tarifazos?

En la estructura de costos el gas tenía un componente del 2,5% por ciento del costo del producto y ahora está en un 25%. Lo mismo pasó con la luz. Hubo que achicar márgenes de ganancia, ser mucho más eficientes y lamentablemente hubo que recortar puestos laborales. Además hubo un tornado que nos tiró la planta nueva que estábamos construyendo en el polo industrial de Monte. Estamos tratando de gestionar alguna ayuda estatal.

– ¿Y cuánto bajaron las ventas?

Las ventas nos bajaron un 50% y no se redujo más porque hicimos el doble de esfuerzo para vender y sumar nuevos mercados. Si nos hubiéramos quedado quietos estaríamos en un cuarto del volumen anterior. Nuestros principales productos son la pepa y el alfajor.

– ¿Es complicada la distribución y la entrada en las grandes cadenas de supermercados?

Si es muy duro. Hace poco tuvimos una ronda de negocios en La Plata y entramos en contacto con Carrefour. Nos puso una serie de exigencias increíbles como laboratorio propio y laboratorios externos. No somos una empresa tan grande para tener tanta estructura. Todo está hecho para que las grandes empresas te hagan fracasar. Si cumplís todos los requisitos hay que trabajar gratis y terminas fundido. Nosotros vamos a seguir nuestro camino y no dejarnos tentar por las promesas de compra de grandes volúmenes. Las condiciones y los plazos de pago los ponen ellos.

-¿Cómo afecta la elevada tasa de interés?

Los préstamos que ofrecen no son accesibles. Los bancos públicos deberían ayudar más a las Pymes. Si cada empresa pequeña o mediana contratará dos personas se generarían un millón y medio de puestos de trabajo.

Escribir un comentario

Ver todos los comentarios