Geógrafa Patricia Pintos: “Los humedales están perdiendo por goleada frente el mercado inmobiliario”

El 2 de febrero se conmemoró el Día Internacional de los Humedales y Todo Provincial RADIO entrevistó a la investigadora del Centro de Investigaciones Geográficas (CIG – UNLP) Patricia Pintos. La experta contó por qué los terrenos inundables son tan apetecibles para el mercado inmobiliario y explicó cómo la construcción de barrios cerrados en esos ecosistemas afecta a toda la comunidad.

¿Qué son los humedales?

Los humedales son ecosistemas que están ocupados en forma permanente o semipermanente con agua. La característica principal es su inundabilidad. Alcanzan casi un cuarto del territorio del país y suelen conocerse con distintas identificaciones particulares como manglares, marismas, albuferas, esteros, bajos ribereños y deltas.

¿Cuál es su importancia ambiental?

Los humedales tienen una gran importancia ambiental, son muy valiosos. Cumplen un rol fundamental para absorber los excedentes hídricos durante los períodos de inundación. Son como esponjas naturales que captan los excedentes y también cumplen la función de reservas de agua cuando hay sequías.

Además son áreas de infiltración que alimentan de agua a los acuíferos subterráneos, tienen la capacidad de fijar carbono por lo que son grandes depuradores de los contaminantes de la actividad humana. Son corredores de biodiversidad, generan micro climas y permiten el desarrollo de actividades económicas en la medida en que se hagan en armonía. La lista de bienes y servicios ecosistémicos es enorme pero los valoramos cuando se los destruye.

Una toma aérea de Nordelta

¿Qué está sucediendo con los humedales en las últimas décadas?

Los humedales vienen siendo objeto de una fuerte presión por parte del mercado inmobiliario porque tienen un alto valor paisajístico. En los últimos 30 años hubo un embate muy importante de parte de los desarrolladores que han descubierto que le pueden sacar un plus a su oferta inmobiliaria por las visuales que ofrecen los desarrollos en este tipo de ecosistemas. Hay una apropiación de bienes comunes de la naturaleza por parte del mercado a partir de la internalización como parte del beneficio empresario esa riqueza paisajística.

En el delta del Paraná, en la cuenca baja del Río Luján y la Costa Atlántica se viene perdiendo por goleada frente al mercado inmobiliario. Los gobiernos locales se muestran muy consecuentes con las pretensiones del mercado y colaboran sancionan ordenanzas cambiando las condiciones de uso y usufructo del suelo. Con estas normativas se permiten readecuar áreas que naturalmente no podrían ocuparse a este tipo de actividades.

En estos días estuvo muy en boga una ordenanza que se sancionó en Mar Chiquita para la construcción de una urbanización náutica en la albúfera, un área que es reserva de biósfera. Un sector fue rezonificado para permitir un emprendimiento inmobiliario y la sociedad se moviliza para que se rechace. El gobierno provincial debería revocar esta normativa.

Barrio naútico en la albúfera de Mar Chiquita

¿Cuáles son las consecuencias de este tipo de desarrollos?

Para construir sobre territorio inundable, los desarrolladores elevan la cota. Los rellenan para subir su altura con millones de metros cúbicos de tierra que son removidos de los propios humedales que luego los countries ofrecen como lagos artificiales. Se logra un doble objetivo: obtienen material de relleno para elevar la cota y a su vez tienen el plus de tener un ambiente nuevo para la oferta paisajística.

También se construyen muros en el perímetro para evitar el ingreso del agua. A veces se elevan hasta 8 metros la cota natural del terreno, transformando las características naturales de estos ecosistemas que ahora pasan a ser otra cosa. Cambian toda la topografía del lugar y se modifica el régimen de escurrimiento de ríos y arroyos, lo que perjudica a todas las urbanizaciones ubicadas río arriba como le sucede a Luján. Estas elevaciones ofician como un tapón que impide que el agua pueda fluir en una inundación.

¿Por qué es un negocio tan apetecible?

La rentabilidad es infinitamente superior a la de una urbanización cerrada de otro tipo. Los lotes que están frente a una laguna tienen un valor mucho más elevada. Este tipo de desarrollos no se podrían hacer en otras áreas que no fueran humedales. Todos los elementos cierran para hacer un gran negocio.

El otro gran sector que afectan a los humedales es el agropecuario porque muchos son secados con bombas para extender la frontera para el cultivo de soja. Esto es algo que sucede en los municipios costeros del Río Paraná.

¿Cómo ves que actúan los gobiernos frente a estas presiones?

Hay muchos intereses en juego para que los humedales no sean protegidos. Los que hemos participado de los debates de estos proyectos de ley no vemos vocación por parte de las fuerzas gobernantes ni de la oposición para ponerle el cascabel al gato, porque esto obliga a rediscutir el modelo de desarrollo.

Escribir un comentario

Ver todos los comentarios

Your e-mail address will not be published. Also other data will not be shared with third person. Required fields marked as *