Ritondo ascendió a una mujer policía porque le dio la teta a un bebé ajeno

Se trata de Celeste Ayala, una oficial que escuchó llorar a un bebé internado en el Hospital de Niños y pidió permiso a los médicos para amamantarlo. La imagen de la mujer policía dándole el pecho al niño se viralizó y se replicó como nota color en todos los medios. Ahora, el ministro de Seguridad bonaerense, Cristian Ritondo, la recibió y la ascendió a sargento.

Este viernes, el ministro de Seguridad de la Provincia de Buenos Aires, Cristian Ritondo, y el jefe de la Policía, comisario general Fabián Perroni, recibieron a Celeste Ayala, la oficial que amamantó a un bebé que había ingresado junto a sus hermanos al Hospital de Niños de La Plata, luego de ser excluidos de su casa por una situación problemática familiar. Ritondo le notificó que por esta acción decidió ascenderla en forma inmediata a la jerarquía de Sargento.

“Celeste advirtió que un niño lloraba desconsolado de hambre e  hizo un gesto de amor espontáneo, por eso merece nuestro agradecimiento”, explicó el funcionario y agregó: “Fue ascendida  al grado inmediato superior de Sargento. La Policía que te cuida es la Policía que queremos”.

La foto de Celeste Ayala amamantando a un bebé de 7 meses en un pasillo del Hospital de Niños con el uniforme de policía puesto se replicó en todos los medios nacionales. “Quiero hacer público este gran gesto de amor que tuviste hoy con ese bebito, que sin conocerlo no dudaste y por un momento cumpliste cómo si fueras su madre , no te importó la mugre y el olor como los señores profesionales del hospital manifestaban”, escribió su compañero en un posteo de Facebook que se viralizó.

Ayala se desempeña desde hace tres años en el Comando de Patrullas de Berisso, pero esa noche se encontraba haciendo horas adicionales en el Sor María Ludovica.

Este mediodía, Ritondo y Perroni la recibieron en la sede del Ministerio de Seguridad bonaerense, ubicado en calle 2 y 51 de la ciudad de La Plata.

Según relató luego Celeste, esa noche escuchó que un bebé lloraba más de lo normal e intuyó que se trataba de hambre. Por eso, con autorización de los jefes de piso del hospital decidió amamantarlo.

 

 

Escribir un comentario

Ver todos los comentarios