Megaoperativo: cayó el líder de la UOCRA Bahía Blanca por extorsión y asociación ilícita

Humberto Monteros fue detenido esta madrugada en el marco de un mega operativo a cargo de la policía bonaerense que incluyó 19 allanamientos simultáneos. Con el dirigente cayeron otros nueve integrantes de la comisión directiva acusados por María Eugenia Vidal y empresarios de la construcción por los delitos de extorsión y asociación ilícita

Monteros fue detenido en el marco de un allanamiento ordenado por el fiscal Gustavo Zorzano en su vivienda de Monte Hermoso y en su poder tenía valijas con dinero y drogas. También se realizaron otros operativos en Coronel Suárez, y al momento hay cuatro prófugos.

Por su parte el procurador bonaerense, Julio Conte Grand informó que se confiscaron “una serie de efectos que es la base para la continuidad de la investigación, que tiene como objetivo llegar a la conclusión de la efectiva comisión del delito de extorsión, que prevé penas de hasta 20 años para las personas involucradas”.

El líder de la UOCRA quedó en la mira de los investigadores por la compra de un departamento, cuatro autos de alta gama de distintas marcas y por la ampliación y remodelación de una casa. También fue cuestionado por no poder explicar el origen del dinero para que utilizó para fundar varias empresas, entre ellas una de combis y una rotisería que era prestadora del sindicato.  Antes de desembarcar como secretario general de la UOCRA, cabe mencionar declaró que vivía en una casilla montada sobre un terreno ocupado.

Su secretario adjunto, José Burgos, fue denunciado públicamente por María Eugenia Vidal en septiembre, cuando la mandataria lo acusó de frenar las obras de refacción de cuatro rutas en el sur de la provincia de Buenos Aires:  “No sólo piden una remuneración que no estaba en el convenio, sino que además quiere obligar a los contratistas a contratar determinados proveedores de comida, transporte y equipamiento en un acto que es claramente corrupto; es una mafia”.

En ese contexto el fiscal general de Bahía Blanca Juan Pablo Fernández aseguró que en la investigación se determinó que Burgos y Monteros lideraron una asociación ilícita que tenía un modus operandi a través del cual extorsionaban a empresarios de la construcción. “Les exigían que abonen personalmente sumas de dinero o que contraten con empresas de ellos mismos con sobreprecios que les dejaban ganancias inusitadas bajo apercibimiento de paralizar las obras, quemar gomas, hacer asambleas”, detalló.

“Los reclamos de naturaleza sindical eran excusas que se utilizaban para frenar las obras. Cuando los empresarios pagaban, los reclamos sindicales dejaban de existir. Entonces, no era verdad que existía una reivindicación laboral o el trabajador, lo que se buscaban eran pretextos para sacar dinero en beneficio propio”, agregó.

Escribir un comentario

Ver todos los comentarios

Your e-mail address will not be published. Also other data will not be shared with third person. Required fields marked as *