“Lo volvería a hacer”, dijo la vecina de Azul que fue detenida por insultar a Macri

Durante la corta visita de Mauricio Macri y María Eugenia Vidal a la localidad de Azul hubo un pequeño altercado con una vecina que terminó detenida por insultar al presidente. Luego se supo que es pareja de un ex trabajador de Fanazul, la planta desguazada por Fabricaciones Militares.

La mujer que vive a la vuelta del Hospital Materno Infantil “Argentina Diego” visitado por los mandatarios fue acusada de infringir el artículo 74, inciso “A”, de la ley de faltas provincial que sanciona a “los que individualmente o en grupo, en lugar público o abierto al público, profieran gritos, se reúnan tumultuosamente, insulten, amenacen o provoquen de cualquier manera”.

Fernanda Marsicano fue liberada después de unas horas, habló con el diario El Tiempo de Azul y aseguró que “lo volvería a hacer” y dijo que “le podría haber pasado a cualquier ciudadano”.

La mujer contó que estaba hablando con una trabajadora del hospital y relató: “La chica se quería ir porque había estado de guardia y tenía su auto estacionado a la vuelta. Alguien de seguridad de presidencia le dijo que esperara cinco minutos. Escuchamos el helicóptero, se acerca el custodio y le dice que tiene que sentarse en el auto, que no puede permanecer en la vía pública”.

“El instinto me llevó a acercarme para gritarle (al presidente Mauricio Macri) lo que muchos tal vez le quisieran gritar. Cuando me di cuenta, tenía a alguien agarrándome de los brazos; era Carolina Cabrera (jefa de la Policía Distrital, con quien se conocen ‘de vista’) diciéndome ‘callate la boca pelotuda; vas detenida’. Ahí le dije (a Macri) ‘sos un hijo de puta; la gente se está cagando de hambre’”, precisó y agregó: “Es la primera vez que entro en una comisaría como detenida. El único miedo mío es perder mi laburo”.

“El 2018 fue un año muy difícil, como para cualquier ciudadano de este país que labura. Mi esposo, gracias a Dios después de un año pudo conseguir laburo; se va a las ocho y media de la mañana y vuelve a las once (de la noche) porque no hay plata que alcance. Como me pasa a mí le pasa a cualquiera que tiene hijos chicos a los que se trata de dar lo mejor sin pensar en grandezas, viviendo dignamente”, advirtió.

Escribir un comentario

Ver todos los comentarios