La CPM elogió la intervención del Servicio Penitenciario pero advirtió que debe cambiar la “política criminal”

La gobernadora María Eugenia Vidal desplazó ayer al jefe del Servicio Penitenciario Bonaerense, Fernando Díaz, y a toda la plana mayor de la fuerza, un total de 132 oficiales superiores. Además, dispuso la intervención de la institución a manos de un funcionario civil, que reportará directamente al ministro de Justicia.

Roberto Cipriano, secretario de la Comisión por la Memoria (CPM) aseguró por Radio Provincia: “La intervención la recibimos como una medida positiva, el miércoles nos reunimos con la Gobernadora y le reiteramos el pedido de remoción de Diaz. Veníamos pidiendo éste cambio y se dio, es algo importante para pensar un proceso de democratización del Servicio Penitenciario”.

“El problema es que si la política criminal no cambia y no dejan de detener de forma masiva, no hay forma de modificar el servicio y tener una gestión transparente. Hace falta una reforma estructural de la policía para modificar la política criminal. Desconocemos los alcances de la reforma, pero este sistema no da para más, está colapsado”, remarcó Cipriano.

Además, el secretario de la CPM destacó que “desde Ruckauf para acá han sido políticas de mano dura y así no se resuelven los problemas de inseguridad poniendo más policía con poca capacitación, profesionalismo y demás. No hay forma de resolver los problemas de seguridad con esta fuerza y un sistema carcelario que contribuye no a resocializar sino a agravar a las personas que ingresan. Es fundamental tener una cúpula civil en el Servicio Penitenciario”.

 

Escribir un comentario

Ver todos los comentarios