Berisso despide a “Siete Sacos”, un emblemático linyera cuya identidad nunca pudo ser revelada

septiembre 7, 2017 | Tercera Sección

Fotografía: Alejandro Melkun

La historia de “Siete Sacos” no es la de un vecino común. Por su presencia permanente en las calles de Berisso se transformó en parte de su geografía y su historia. Se trata de una persona que vivió por más de 20 años en situación de calle, uno de esos hombres a los que en los pueblos se los conoce como “linyeras”. A pesar de que sólo hablaba con monosílabos, su muerte generó un hondo pesar en la localidad ribereña y la Municipalidad decidió hacerse cargo del velorio.

Desde la Municipalidad aseguraron a TODO PROVINCIAL que “hay muy poca información” sobre “Siete Sacos” y que apareció en Berisso hace unos 30 años. “Vivía por calle Génova en la cancha de Estrella. La gente del barrio le acercaba comida y los bomberos que tienen el cuartel a una cuadra también lo ayudaban”, detallaron.

“Su verdadera identidad nunca se pudo conocer. Algunos decían que era uruguayo y que vino escapando de la dictadura pero nunca se comprobó”, detalló el director de Comunicaciones Institucionales, Fabio Rosciolesi.

El misterio sobre el origen de “Siete Sacos” al que también se lo conocía como “Toto”, es tal que cuando ingresó al Hogar de Ancianos Bartolomé Daneri de Los Talas hace 5 años, se inició un expediente en la Justicia de Familia, se le tomaron las huellas dactilares pero tampoco se pudo comprobar su identidad. Es por eso que se decidió otorgarle el nombre de fantasía “Juan Carlos Ramírez”.

“En un momento se lo había llevado al psiquiátrico pero después se lo sacó porque era una persona que solamente no hablaba, no tenía conductas peligrosas ni traía problemas a los vecinos. Era un hombre que tomó una decisión de vida, sólo se hacía entender cuando quería cigarrillos o alimentos”, contó el funcionario comunal.

“Tampoco se conocía la edad, aunque calculamos que tenía alrededor de 70 años. Hace poco se le habían hecho chequeos y habían salido bastante bien para ser una persona que había vivido siempre en la calle. Anoche murió aparentemente de un paro cardíaco después de comer y fumarse un cigarrillo”, detalló Rosciolesi.

Sobre su apodo, explicó: “Se le puso ‘Siete Sacos’ porque en invierne se ponía pullover sobre pullover y saco sobre saco, toda ropa que le donaban los vecinos”.

La muerte de este emblemático personaje de Berisso fue el comentario de todos los vecinos. La Municipalidad decidió hacerse cargo de su velatorio y fueron muchos los que se acercaron a despedirlo.

 

 

 

 

 

Posicionamiento web by Seotronix.com.

Compartí esta Nota:

Artículos relacionados

0 Comments

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *