Berisso / El radical Nedela reprimió a trabajadores municipales que rechazaban la “Emergencia Económica”

diciembre 22, 2017 | Tercera Sección

El intendente de Berisso, Jorge Nedela, volvió a quedar en el centro de la polémica luego de montar un fuerte operativo de seguridad para intentar aprobar una declaración de Emergencia Económica que afecta a los trabajadores municipales. El sindicato local intentó ingresar al recinto y la Infantería respondió con palos y gas pimienta.

Jorge Nedela busca declarar la Emergencia Económica para hacer recortes en el gasto público. La medida afectaría a los trabajadores municipales que sufrirían recortes en las horas extras, traslados arbitrarios y despidos entre los empleados contratados.

Con la premura de aprobar la medida antes de fin de año, Cambiemos intentó darle a la esta polémica ordenanza un tratamiento exprés. Sin embargo, el jueves la sesión se cayó por falta de quórum y este viernes se terminó suspendiendo por disturbios afuera del palacio legislativo, cuando trabajadores municipales que pretendían ingresar al recinto fueron golpeados por efectivos policiales, en el marco de un fuerte operativo de seguridad.

Tal como había dispuesto el día en que asumieron los nuevos concejales, el intendente ordenó montar a una gran cantidad de efectivos. La de este viernes no es la primera represión de Nedela. El año pasado, la policía golpeó a estudiantes secundarios que habían marchado a la Municipalidad para reclamar mejoras en su escuela.

Este viernes, el Concejo Deliberante ubicado en Avenida Montevideo y calle 8 apareció vallado. Luego de no obtener quórum el jueves, el oficialismo intentaría nuevamente aprobar la declaración de Emergencia Económica y dispuso de un fuerte operativo para impedir el ingreso de trabajadores municipales que se oponen a la medida. La situación se caldeó y terminó con una represión que obligó a suspender la jornada.

En diálogo con TODO PROVINCIAL, Santiago Delía, trabajador de la Dirección de Deportes, explicó: “Fuimos al Concejo Deliberante porque se iba a tratar una ordenanza que afecta nuestros derechos como trabajadores municipales. Las puertas del concejo estaban cerradas, forcejeamos para intentar entrar y salió la policía a reprimir”.

Según los trabajadores, efectivos de Infantería arrojaron gas pimienta y algunos manifestantes respondieron arrojando piedras. “La policía devolvió un piedrazo que le habían tirado y me pegó en la cabeza. Además pegaron con palos y escudos”, precisó Delía.

En medio de la trifulca, llegó al lugar el concejal del FpV Santiago Rodríguez que denunció que también recibió un golpe de la policía cuando intentaba ingresar al edificio porque tampoco lo querían dejar pasar.

“La ordenanza entre otros puntos establece que la Municipalidad no puede hacer contrataciones de personal por 120 días, por lo que muchos compañeros a los que se les vence el contrato en diciembre se quedarían sin trabajo”, explicó el trabajador municipal y agregó: Además establece que la Municipalidad puede disponer en forma arbitraria el traslado del personal de un área a otra y también contempla un recorte en las horas extras”.

Finalmente, por la gravedad de los episodios la presidenta del cuerpo Ana Lara resolvió suspender la sesión por los disturbios. Ahora, el Ejecutivo organizó una reunión para el próximo martes con representantes gremiales.

Posicionamiento web by Seotronix.com.

Compartí esta Nota:

Artículos relacionados

0 Comments

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *