Por primera vez en más de 20 años se produjo una muerte por sarampión

Se trata de una mujer de 50 años que vivía en La Matanza pero que desde hacía varias semanas estaba internada en el CEMIC, en Capital Federal. La última muerte de una paciente con sarampión se había dado en 1998.

Desde el Ministerio de Salud aclararon que se trataba de una paciente inmunosuprimida con diagnóstico de encefalitis por virus de sarampión. En diciembre su organismo había rechazado un trasplante para tratar un linfoma cerebral y los médicos le indicaron una terapia inmunosupresora, lo que aumenta los riesgos de contagios.

En esa situación contrajo sarampión, un virus que volvió a circular por territorio bonaerense en 2018 después de 20 años.

En el boletín epidemiológico, el Ministerio de Salud bonaerense informó que   “desde inicios de septiembre de 2019 (SE36), Argentina registra la mayor incidencia de casos confirmados de sarampión desde la eliminación de la circulación endémica del virus, alcanzada en 2000 y certificada en 2016 por  OPS”.

Y detallaron: “Desde el inicio del brote SE 37 de 2019 hasta la SE 8 de 2020 se confirmaron, en Pcia. de Buenos Aires, 118 casos distribuidos en 19 municipios: Almirante Brown (1), Avellaneda (1), Berazategui (1), Hurlingham (2), Ituzaingó (6), La Matanza (22), Lanús (1), Lomas de Zamora (3), Malvinas Argentinas (4), Marcos Paz (1), Merlo (32), Moreno (19), Morón (3), Pilar (3), Quilmes (2), San Martín (11), Tigre (1), Tres de Febrero (3) y Vicente López (2)”.

“El rango de edad en los casos confirmados va de 2 meses a 61 años. Los menores de 1 año registran la tasa más alta de incidencia, seguido de niños de 1 a 4 años”, remarcaron.

El sarampión es una enfermedad viral altamente transmisible de persona a persona. No existe tratamiento específico para la misma, sin embargo, se dispone de una vacuna segura, eficaz y está incluida en el Calendario Nacional de Vacunación de Argentina a los 12 meses de vida y al ingreso escolar. Esta vacuna no debe ser aplicada en menores de 6 meses, embarazadas ni en personas inmunosuprimidas por lo que resultan la población de mayor vulnerabilidad, y es por esto que se debe garantizar coberturas de vacunación óptimas en el resto de la población para mayor protección.

El virus del sarampión se transmite principalmente por medio de gotitas expulsadas del aparato respiratorio o suspendido en el aire que entran en contacto con las mucosas de las vías respiratorias altas o la conjuntiva. El período de incubación es aproximadamente de 10 a 12 días desde la exposición hasta el inicio de la fiebre y otros síntomas inespecíficos, y hasta 14 días (raramente 21 días) desde la exposición hasta el inicio del exantema (brote en piel).

Puede causar complicaciones graves desde neumonía y encefalitis hasta una enfermedad infrecuente, de curso progresivo y desenlace fatal, denominada panencefalitis esclerosante subaguda. Es letal hasta en 1-2 de cada 1000 niños que enferman.

Ante este brote, toda la población debe verificar y completar su esquema de vacunación de acuerdo a su edad y consultar de forma inmediata ante la presencia de fiebre y erupción cutánea.

Siguen vigentes las siguientes  indicaciones ampliadas de vacunación contra el sarampión para  personas que residan o transite en los municipios de las Regiones Sanitarias V,VI, VII y XII de la Provincia de Buenos Aires:

–        Niños de 6 a 11 meses de vida: deben recibir una dosis de vacuna doble viral o triple viral (“dosis cero”). Esta dosis no tenida en cuenta como esquema de vacunación de calendario.

–        Niños de 12 meses: una dosis correspondiente al calendario.

–        Niños de 13 meses a 4 años inclusive: deben acreditar al menos dos dosis de vacuna triple viral.

–        Mayores de 5 años, adolescentes y adultos: deben acreditar al menos dos dosis de vacuna con componente contra el sarampión (monovalente, doble o triple viral) aplicada después del año de vida o confirmar a través de un estudio de laboratorio la presencia de anticuerpos contra sarampión (serología IgG+ contra sarampión).

–        Quienes nacieron antes de 1965 son consideradas inmunes y no deben vacunarse.

–        Mujeres embarazadas y personas inmunosuprimidas no debe recibir vacunación con doble o triple viral.

–        Se desaconseja viajar hacia un área con trasmisión del virus de sarampión a las embarazadas sin antecedentes comprobables de vacunación o sin anticuerpos contra el sarampión y los niños menores de 6 meses puesto que en ellos la vacuna triple viral está contraindicada y es el grupo etario de mayor vulnerabilidad.

 

Escribir un comentario

Ver todos los comentarios