Al igual que con el asesino de Abril, el juez Villafañe había liberado a dos delincuentes que después mataron

El juez que le otorgó la libertad condicional al asesino de Abril Bogado en La Plata durante un intento de asalto tiene varios antecedentes en dar beneficios a delincuentes que después cometieron graves crímenes. Crece el reclamo para realizar un juicio político.

En 2012, el ex diputado provincial que ahora ejerce el cargo de defensor del Pueblo de la Provincia de Buenos Aires, Guido Lorenzino, había impulsado el juicio político contra el juez José Nicolás Villafañe, que le otorgó la libertad condicional a uno de los autores del asesinato de la nena de 12 años en Ringuelet, La Plata

Ese año, Villafañe le había dado salidas transitorias a Ezequiel Gastón Suárez Pilar Caballero -acusado de robo agravado- quien, en una de sus salidas, mató a su mujer y violó a su hija.

Además, el mismo magistrado también le otorgó salidas laborales a Diego Perotti, que estaba preso hacía ocho años por robo calificado y, en una de sus salidas laborales cometió un cuádruple crimen: mató a su pareja, Lorena Sosa, la pequeña Jazmín de 3 años, Pablo Sosa -padre de la mujer- y Javier Lucce -hermanastro de Lorena-.

“El servicio penitenciario recomendaba por peligrosidad no otorgárselo -la libertad condicional al asesino de Abril Bogado”, afirmó Guido Lorenzino. El autor material del crimen de la menor de 12 años debía cumplir una pena por intento de homicidio hasta 2018.

“Además del juez tiene que haber otra opinión para evitar la discrecional de las personas“, consideró a Lorenzino y agregó: “El juez Villafañe actúa dentro de la ley, lo que tiene que cambiar es el sistema“.

“La mala praxis judicial es muy difícil probarla, lo que hay que modificar es que no tengan está discrecionalidad”, sostuvo el Defensor del Pueblo que pidió “más control para la Justicia”.

 

 

Escribir un comentario

Ver todos los comentarios