Tres Arroyos contaminados: descubren un “combo de insecticidas” en los cursos de agua que dan nombre al partido bonaerense

El estudio fue encabezado por Melina Álvarez, doctora en Biología y docente-investigadora en la Universidad Nacional de Hurlingham y en la Universidad Nacional de Moreno. El agua analizada fue tomada de los arroyos Orellano, Del Medio y Seco que atraviesan y dan nombre al partido de Tres Arroyos y que luego se unen formando el arroyo Claromecó.

El informe, que fue publicado días atrás en la revista internacional Environmental Toxicology and Chemistry. Uno de los hallazgos más preocupantes es que el agua de los arroyos analizados contiene altos niveles de cloripirifos, un insecticida utilizado para el control de numerosas plagas en cultivos de soja, maíz, trigo y cebada.

El clorpirifos es un insecticida utilizado para el control de numerosos insectos plaga en cultivos de soja, maíz, trigo y cebada, fue prohibido en EEUU y en muchos países de Europa por considerarlo una amenaza para la salud humana.

“No hay solo clorpirifos, hay un combo de insecticidas a los que el ambiente y nosotros estamos expuestos. Obviamente que la intoxicación depende de la exposición y la concentración, no es lo mismo estar expuesto a una concentración crónica o aguda o que esa concentración este por debajo del límite diario permitido para la ingesta”, aclaró la científica.

Sobre el clorpirifos, advirtió que “el problema extra es que perjudica a la salud humana, principalmente, al sistema nervioso central”, y detalló que “afecta a una enzima denominada acetilcolinesterasa, que es la encargada de actuar en el área neuronal y controla a un neurotransmisor”.

“En resumidas cuentas genera un envenenamiento tóxico, en la medida en que bloquea la transmisión correcta de los impulsos nerviosos. Ello provoca incoordinación motora y podría causar la muerte”, sostuvo Álvarez que aclaró que la intoxicación en humanos depende del nivel de exposición.

Por otra parte, la científica analizó a distintos peces y crustáceos presentes en estos arroyos y comentó: “Analice diferentes tipos de especies, entre ellas lisas, canchitas, bagres, dientudos y el cangrejo. En todos encontré el insecticida en los órganos de estas especies, más en las especies que están relacionadas con el sedimento como el bagre y la chanchita”.

Y continuó: “Advertimos cambios bioquímicos en renacuajos expuestos a aguas de diferentes arroyos por 96 horas seguidas, una especie que funciona como buenos modelos. Concluimos que el agua no es apta para la especie, ya que contiene la sustancia que queda impregnada en sus propios tejidos”.

La investigadora aclaró que no analizó el agua de consumo humano, sino muestras tomadas de los tres arroyos (Orellano, Del Medio y Seco) que dan nombre a este partido bonaerense y que luego se unen en el arroyo Claromecó que desemboca en el mar.

“Para saber cómo está el agua urbana o el agua de pozo, hay que hacer un análisis  para descartar que estén contaminadas o no con agrotoxicos”, remarcó.

Escribir un comentario

Ver todos los comentarios