Luján: La interna de Cambiemos en llamas, gritos y peleas entre Sallaberry y Quarenta

La campaña política de Cambiemos se puso violenta. En las semanas pasadas se conocieron encuestas que dan por perdedora a la candidata Rita Sallaberry y la secretaria de Gobierno desató su enojo con Nicolás Quarenta, el concejal del PRO Luján. Fueron horas de crisis para Rita, que mandó a todos a que se fueran a sus casas porque quería “pensar en soledad”.

Desde su círculo cercano, dudan de sus idas y vueltas. “Un día lo abraza a Luciani, otro dia lo critica. Un dia denuncia a Quarenta, otro dia se amiga… la soberbia no es buena compañera”, dicen quienes no se animan a decirselo a ella.

Luego de que Sallaberry denunciara a Nicolás Quarenta por apropiarse de una camioneta del Estado Nacional, la presión política pudo más y finalmente acordaron una lista en común y van juntos en la elección. Por esto la funcionaria de Oscar Luciani decidió no avanzar con las denuncias al concejal, como también prometió no ventilar los problemas con multas de tránsito por escaparse de controles policiales que tiene su ahora socio político.

La pelea fue a lo Salaberry: de pie y apoyada en la mesa principal empezó a los gritos mientras Quarenta la escuchaba sentado, tal como relató una testigo que no soportó el modo altanero en que se dirigió la candidata.

“Se escucharon gritos, puteadas y ruidos. Salí a ver qué pasaba pero estaba la puerta cerrada y no me animé a entrar”, explicó un vecino que vive a metros del local de la Unión Vecinal.

Según comentaron, Rita empujó los papeles que había en el escritorio y le gritó “por tu culpa estamos perdiendo, pelotudo, me hiciste hacer este acuerdo con el pro, cuando yo misma te denuncié”.

Fuentes consultadas aseguran que más de un vecino se acercó a la puerta del local y algunos habrían filmado parte de lo sucedido. Fue en ese momento donde se escuchó que volvió a pegarle a su padrino político: “Luciani y vos me obligaron a esto y ahora no vamos a meter ni un Concejal. Metete las fotos con Vidal en el culo, si no me sirven para nada”.

Los números no le cierran a Sallaberry pero eso no sería lo peor. La funcionaria fue obligada a firmar un pacto que la puede llevar a su final político en menos de lo que esperaba.

Escribir un comentario

Ver todos los comentarios

Your e-mail address will not be published. Also other data will not be shared with third person. Required fields marked as *