La Plata adhirió a la ley que regula la investigación del uso medicinal del Cannabis, las ONG ahora piden la despenalización del autocultivo

mayo 9, 2019 | Octava Sección

Federico Pelagatti del colectivo “La Semilla” sostiene que “es una contradicción ya que el 98% de los usuarios acceden al cannabis terapéutico a través del autocultivo”. “La adhesión es un paso importante porque La Plata es una de las ciudades con mayor cantidad de usuarios y esto va a permitir un abordaje en clave local”, dijo.

Este miércoles el Concejo Deliberante platense votó el proyecto impulsado por el presidente del bloque de concejales de Unidad Ciudadana, Gastón Castagneto dela adhesión a la Ley nacional 27350 de “Investigación Médica y Científica del uso medicinal de la planta de cannabis y sus derivados”. Para Federico Pelagatti, del colectivo de salud comunitaria y de cultivo de cannabis  “La Semilla”, se trata de un paso importante ya que La Plata es una de las ciudades con mayor cantidad de usuarios del cannabis terapéutico y esto va a permitir un abordaje en clave local: “Hasta ahora no hay ningún tipo de registros a nivel local, provincial o nacional sobre los usuarios, los tipos de patologías, y las formas de acceso a la terapéutica cannábica entre otras muchas cuestiones”, afirmó en diálogo con TODO PROVINCIAL.

“La idea es que a nivel local a partir de la adhesión a la ley se abra una discusión para poder ordenar todo lo que en este momento existe, que son varios cientos de familias y usuarios accediendo al cannabis vía autocultivo  en la mayor parte de los casos y que el municipio tome nota”, agregó. En ese sentido cabe mencionar que la concejal Raquel Krakover, quien preside la comisión de Salud anunció en el recinto que el próximo martes lo comenzarán a tratar con investigadores de distintos ámbitos y de la UNLP.

Desde “La Semilla” afirman que al menos unas 300 familias se encuentran utilizando el cannabis medicinal, pero que el número crece día a día: “Nos encontramos con gente que viene de fracasos sistemáticos en la medicina tradicional y que son casos que al momento de probar el uso del cannabis comprueban que da muy buenos resultados”, sostuvo Pelagatti.

En tanto informó que la mayor parte de los usuarios son adultos mayores y que el mayor índice de patologías tiene que ver con dolores, dolores crónicos, enfermedades terminales y el uso paliativo y mayormente mujeres. “El cannabis está demostrado científicamente que tiene un nivel de toxicidad prácticamente nulo, prácticamente no tiene contraindicaciones”, dijo.

Por la despenalización del autocultivo

En ese contexto el referente de “La Semilla” expresó que “el 98% de las personas acceden a la planta medicinal mediante el autocultivo y que la penalización es una contradicción”. “Son muy pocos y malos los resultados de los aceites importados, que son muy específicos. En cambio la riqueza que tiene la planta al momento de procesarla tiene un mayor poder terapéutico y no es menor que todas las familias acceden via autocultivo, primero porque es más barato, segundo porque es seguro y tercero porque para gestionar el ingreso de un aceite extranjero el Estado Nacional contempla solamente casos de epilepsia refractaria, y por las estadísticas que manejamos, que es el número que surge a partir de desenvolvernos en el medio de los usuarios de cannabis, el impacto de la epilepsia refractaria en el total de los usuarios es sumamente menor”, detalló.

 

Cambio de Paradigma: “La Legislación es muy pobre y prohibitiva”

En ese sentido informó que “La legislación que atraviesan el cannabis son dos: la Ley 27350 que es una ley pobre, pero es el resultado de una disputa que se viene dando ya en los últimos años y la otra ley es la Ley de Drogas 23737, que incorporó en un cambio de contexto la semilla de cannabis como un precursor químico”. “Vale decir que si salgo de mi casa y tengo una semilla de cannabis en mi bolsillo me puede caber una pena de entre 4 y 15 años de prisión”, ejemplificó.

“Osea,  la forma que tiene el Estado de abordar a los usuarios de cannabis terapéutico es la ley penal y en un paradigma prohibicionista que lo único que hace es trabajar sobre la prohibición con muy malos resultados. No solo en Argentina sino a nivel mundial, se aborda a los usuarios de cannabis terapéutico que acceden a través del autocultivo de manera penal”, alertó.

En ese marco expresó que el objetivo ahora es “la despenalización de la planta y después sobre el cannabis”, y que esto requiere que sobre todo quienes tienen la tarea de legislar se informen. “La información científica sobre el uso terapéutico del cannabis es muy abundante, ya en los años 80 se descubrió que el organismo del ser humano es un sistema endocannabinoide, asi como nuestro organismo recibe naturalmente un sorbo de agua o naturalmente procesa la comida separando proteínas de aminoácidos, naturalmente recibe el cannabis. Tenemos receptores que al momento de ingerir cannabinoides están preparados para específicamente recibir ese cannabis y ejercer un efecto terapéutico”, completó.

Cristian Ferrara y una familia rehén de una legislación atrasada

La falencia de una legislación acorde a la realidad de cientos de pacientes antes descrita se resume en el caso Cristian Ferrara, el hombre de Berisso que desde fines de marzo se encuentra bajo arresto domiciliario por autocultivar plantas para la elaboración del aceite terapéutico que tres de sus cuatro hijos necesitan.

“Cristian Ferrara independientemente de la figura legal, la figura penal que le endosan que es tráfico de estupefacientes, lo que si es cierto es que tiene cuatro hijos de los cuales tres usan aceite de cannabis con probados resultados positivos y que a ese cannabis se accede vía autocultivo”, aseguró al tiempo que sostuvo que hoy en el ámbito judicial y penal no hay discernimiento: “Así como la sociedad en general cuando ve una planta de cannabis ve la posibilidad de una terapia y ya no ve una droga como se construyó históricamente, deberíamos dotar al poder judicial con esta capacidad de discernimiento”, afirmó.

“En su momento lo reivindicamos como una familia rehén del sistema, de la inoperancia y la ignorancia. Es una familia que los tres hijos tuvieron cambios concretos en la percepción de mundo y la relación con su familia a raíz del aceite”, agregó.

En cuanto a la situación de la familia, informó que es muy compleja, ya que Ferrara, quien irá a juicio recién en noviembre, es la principal fuente de ingreso para el hogar y desde marzo no puede salir a trabajar, así como tampoco producir el aceite que los tres menores necesitan para continuar con el tratamiento.

“La familia vive en principio de la solidaridad de los que lo rodean y haciendo malabares sobre todo en este contexto de crisis. Si el contexto fuera de políticas de un Estado activo, presente  para defender la vulneración de derechos seria otro escenario. Pero hoy estamos en un escenario de vulneración de derechos y rehenes del Estado, en un contexto de crisis y de retroceso del Estado, la verdad es que es un combo explosivo”, denunció.

“Mientras que el Estado ve en una planta un potencial narcotraficante nosotros vemos la posibilidad de una terapia que a los padres les devuelve los hijos y a mochas personas mejor calidad de vida y garantizar un derecho universal que es el derecho a la salud”, dijo al finalizar.

Posicionamiento web by Seotronix.com.

Compartí esta Nota:

Artículos relacionados

0 Comments

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *