El Tangazo del Fin de Semana: El Paso de Nelly Omar por el viejo Club Uriburu

   Por: Pedro Colombo (Escritor y Periodista)    

 

El día 6 de setiembre del año 1931 se funda en la calle 23 y 40, de La Plata, la Asociación Cultural José Félix Uriburu, denominada popularmente “Club Uriburu”. Se traslada luego a la calle 23 entre 41 y 42. Fue ámbito de recordadas milongas. En 1944 se presentó Victor Presta con las violas de Junco, Palma y Rondinelli. En 1960 copó la  Típica Boedo, de Angel “Tito” Balbi, con sus cantores Héctor del Coral y Mario Luján.

 Durante la época del declive tanguero, posterior a los años sesenta, el club se convirtió en un centro de resistencia del género, siendo constante la organización de bailes. 1972 fue un año de múltiple actividad: actuaron la Típica de Tito Musto, “Cacho y su bandoneón”, con el cantor Coco Rosario; “Los seis del tango”,  la “Scola do Samba”, el Trío Palmera y la tropical “Los 5 rubíes”…

 Una impactante actuación fue la del 3 de junio de 1972,  por parte de NELLY OMAR, acompañada por la Típica San Telmo. La cantora nacional, acababa de reaparecer ante el público, después de haber sido prohibida en 1955 (junto con Tita Merello, Sabina Olmos y decenas de artistas) por la dictadura cívico-militar autodenominada “Revolución Libertadora”.

    

Reseña

Nacida el 10 de setiembre de 1913 en Guamini, (Prov. de Buenos  Aires),  NELLY OMAR (Nombre real Nilda Elvira Vattuone) inició su trayectoria como cantante,  en el Conjunto “Cenizas del Fogón” (1930). Recién en 1946 accedería al disco, por intercesión de Francisco Canaro, con quién dejó impresas diez obras. Entre 1950-55 grabó con Roberto Grela y sus guitarristas, dieciocho temas más.

Ya era una cantante espléndida, de perfecta dicción y fraseo. Como había sido amiga de Evita, a quién le dedicó “La descamisada”, sobrevino entonces el pérfido episodio que tronchó sus mayores posibilidades. Aunque, valga señalar qué, tras su regreso, grabó con José Canet y con Alberto Di Paulo, tres discos para Magenta. 

En especial, que estuvo lejos de ser olvidada por el pueblo. Reivindicada, con premios, honores y conciertos multitudinarios, superó los 100 años y brilla en lo alto. De aquella época del retorno, la escucharemos en una preciosa obra, con las guitarras de José Canet.   “Me besó y se fue” (Música y letra: José Canet).

 En cuanto de aquel “Viejo” y tanguero club Uriburu, nada queda. Los cambios sociales fueron menguando sus objetivos y subsiste comercialmente.

 

Escribir un comentario

Ver todos los comentarios