Homenaje a Santiago Luján Saigos, una leyenda arriba y abajo del auto

mayo 20, 2014 | Deportes

El 16 de mayo de 1965, Santiago Luján Saigos largó como siempre lo hacía, a fondo. Sin tener el auto que pretendía, ya que la cupecita que había bautizado como “La Novia” aún estaba armándola en el taller, salió dispuesto a pelear adelante a fuerza de coraje, habilidad y corazón. Pero, una banquina cargada de barro hizo que su coche se descontrolara para terminar incrustado a un árbol, en un época en la que el Turismo Carretera era realmente una competencia temeraria. “Guito” murió con solamente 35 años, siendo uno de los pilotos más queridos de la categoría.

A 49 años de su muerte, la Municipalidad de Ensenada realizó un sentido homenaje en una jornada que contó con una importante muestra fotográfica de los distintos circuitos del deporte y una charla sobre la particular competencia que se realizaba en la ciudad. Saigos compitió varios años en la localidad, ganado la carrera en el año 1962 y 1963.La “vuelta al Fuerte de Ensenada” se presentaba sobre un trazado con forma de triángulo rectángulo en cuyos vértices se ubicaban las poblaciones de Punta Lara , Ensenada y La Plata. Por sus destacadas actuaciones en este circuito y su gran personalidad, Saigos fue adoptado como un propio en la localidad ribereña, aunque en realidad él era oriundo de San Antonio de Areco.

“Guito” nació un 7 de septiembre de 1929, su oficio de camionero en la empresa de su padre despertó en el su fervor por los fierros, comenzando a correr con un Ford T de fuerza limitada. Pero su pasión era llegar al Turismo Carretera y para ello prepararon junto a su hermano Jorge un Ford V8, debutando en el Gran Premio de 1959 con escasa fortuna.

En su segunda carrera logra el número 2, detrás de Juan Gálvez y allí comienza a ser conocido. En el Gran Premio de 1960 confirma sus condiciones al volante, siendo cuarto en la clasificación general y primero en “No Ganadores”.

Ya en 1962 triunfa en las vueltas de Rufino, Pergamino y Ensenada, terminando el año en el Nº 3 del Ranking. En 1963, luego de ganar en Venado Tuerto, inicia un largo paréntesis en su campaña automovilística para dedicarse a atender el negocio familiar. La vuelta en 1965, sería fatídica.

En su trayectoria se destacan historias que lo pintaban de cuerpo entero; esas mismas historias que los convirtieron en los favoritos de la gente a pesar de nunca haber sido campeones. Como aquella vez que llegó a ofrecer su propio coche de carreras a Oscar Alfredo Galvez, para que pueda seguir compitiendo. O cuando en el Gran Premio de 1962, pasando la ciudad pampeana de General Acha, uno de los candidatos al título, el Ford Nº 1 de los hermanos Dante y Torcuato Emiliozzi mordió la banquina golpeando contra un tronco, y terminando con las cuatro ruedas para arriba. A poco del incidente, pasó por el lugar el Ford Nº 4 de los hermanos Santiago y Jorge Saigós, quienes venían también peleando la punta de la carrera. Sin embargo, decidieron parar un largo tiempo para ayudar a salir de la incómoda posición a los hermanos de Olavarría, perdiendo toda posibilidad de quedarse con la competencia.

Esos valores fueron los que hicieron que cada carrera ganada por los Saigós se transformara en una fiesta de pilotos que se acercaban a la casa de la familia en Areco, aunque después fuesen rivales en el camino. Esos mismos valores son los que hacen que aún Santiago y Jorge sigan siendo homenajeados, como lo hizo la comunidad de Ensenada.

Posicionamiento web by Seotronix.com.

Compartí esta Nota:

Artículos relacionados

Guaminí pasa a Fase 3 y vuelve la pesca a sus lagunas

Guaminí pasa a Fase 3 y vuelve la pesca a sus lagunas

A partir del próximo viernes 18 de junio, Guaminí volverá a Fase 3 y podrá habilitar distintas actividades que permanecían suspendidas como la pesca. El distrito tiene pesqueros muy valorados. Ante la baja de casos registrados de manera sostenida en los últimos 14...

0 Comments

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *