“Un millón de chacras”: la propuesta de los movimientos populares para “volver al campo”

Por: Martín Mazzoleni

Mientras los grandes medios instalan temor por las tomas y parte de la dirigencia política trata la problemática como un hecho de inseguridad  y de “mafias”,  otros sectores buscan dar el debate de fondo sobre la gran concentración poblacional y el cada vez más lejano derecho a la tierra y a la vivienda digna para todos.

Gran parte de los movimientos populares que apoyaron en las últimas elecciones al Frente de Todos buscan avanzar con la premisa que enarbola el Papa Francisco: “Tierra, Techo y Trabajo”.

Uno de los proyectos, de estas organizaciones fue titulada “Un millón de chacras, un millón de viviendas”. TODO PROVINCIAL entrevistó  al secretario General de la Unión de Trabajadores y Trabajadoras de la Economía Popular (UTEP), Esteban “Gringo” Castro.

“Es un número simbólico, no estamos pidiendo un millón de chacras para mañana. El eje del planteo es que así como hay una gran concentración económica que genera una desigualdad tremenda también hay una concentración población, sobre todo en el AMBA”, explicó el dirigente social.

“En el 1% del territorio nacional se concentra alrededor del 40% de la población. Se necesitan estrategias para descomprimir el conurbano y para eso hay que pensar propuestas. Se necesita dar un debate integral”, señaló.

El proyecto de la UTEP piensa como un puntapié la creación de chacras en pueblos “fantasmas” y también la creación de nuevas urbes , con industrias y conectividad a través del ferrocarril. Las chacras serían unidades productivas mixtas de no más de 10 hectáreas.

“Se podría pensar en repoblar pueblos que quedaron destruidos por la falta del paso del tren. Esas localidades se deben reconstituir. Además se deben construir nuevas ciudades, obviamente pensando en el transporte”, explicó Castro.

El objetivo central de los movimientos populares es instalar en la agenda pública el debate sobre la necesidad de iniciar políticas de desconcentración poblacional que permitan el acceso a la tierra y también a la vivienda digna.

“Nosotros queremos que se abra el debate porque hay millones de propuestas. Me han llamado ingenieros forestales que me contaron que desde principios de 1900 se perdieron 37 millones de hectáreas de árboles. Hay un montón de personas que saben y quieren colaborar con propuestas para elaborar una visión integral”, remarcó el secretario General de la UTEP.

Y agregó: “Queremos que entren todos en el debate, falta incorporar al sector privado aunque creemos que el sector económico más concentrado se va a resistir”.

Castro aclaró que no se plantean expropiaciones ni una reforma agraria. “La idea sería comenzar por relevar las tierras fiscales y además habilitar créditos baratos para la compra de tierra privada, controlando su valor para evitar especulaciones”, explicó el dirigente social.

El documento presentado junto a organizaciones obreras también propone la construcción de 1 millón de viviendas y la urbanización de los barrios populares, que permitiría la creación de “cuatro millones de puestos de trabajo directos y otro tanto de indirectos”.

“Tienen que sentarse a la mesa todos los sectores para incluir a quienes viven fuera de todos los derechos. Esto se puede discutir ahora porque la pandemia mostró que el proyecto de globalización neoliberal está destruyendo el mundo y con otra pandemia de esta no habrá sobrevida de nadie, ni de los ricos ni de los pobres”, consideró Castro.

Sobre la desigualdad, el titular de la UTEP expresó: “El descarte y la segregación hace que haya gente que vive en countries y otra que vive en barrios populares en las peores condiciones. Nosotros también planteamos la necesidad de mejorar estos barrios”.

El proyecto también contempla la compra de grandes macizos rurales por parte del Estado para una posterior subdivisión y creación de unidades productivas más pequeñas que pueden ser vendidas a precios accesibles y con planes de pago.

Para la vuelta al campo también hay que tener en cuenta a técnicos y profesionales, sectores medios y empresas. No es que queremos mandar al campo a los pobres. Si ofrecen la posibilidad de tener tierra y te dan algunos elementos para vivir con dignidad creo que muchos se van a sumar”, aseguró Castro.

Actualmente, hay algunas experiencias concretas bajo premisas similares como la que impulsó recientemente el municipio de Tapalqué con quinteros agroecológicos de Florencio Varela.

Son experiencias mínimas. Otra cosa sería diseñarlo con la participación del movimiento obrero, movimientos populares, las Pymes y el gobierno para desarrollar una propuesta integral. Hay que tomar decisiones políticas e integrar a todos los sectores que pueden colaborar con una cuota importante de patriotismo”, destacó el dirigente social.

Y aseguró: “El gobierno nos escucha y se debate. Estamos en medio de una pandemia de la que hay que salir y este es un debate más estratégico que de todos modos se puede dar. Este tipo de proyectos es obvio que es bueno para todos”.


“Lo nuevo es lo viejo que se olvidó”

“Un compañero me dijo que lo nuevo es lo viejo que se olvidó. Creo que hay que retomar muchas cosas de antes pero con la tecnología actual. Hay zonas del conurbano que son invivibles que potencian todo tipo de violencias y enfermedades sociales”, comentó el “Gringo” Castro.

Los movimientos populares promueven varios proyectos en simultáneo. Uno lo presentó Juan Grabois junto a dirigente de la CGT. También hay un manifiesto articulado con el Movimiento por el Trabajo y la Vida digna iniciado con Monseñor Lugones, y otro impulsado por la Corriente Clasista y Combativa.

“Todos buscan instalar el tema en agenda para que se desarrolle. Obviamente que las propuestas instalan discusiones y luego se define qué se puede hacer. Lo bueno es que mucha gente lo está debatiendo y eso es algo novedoso”, remarcó Castro.

Y opinó: “Si los movimientos populares y las centrales obreras toman en sus manos una propuesta integral con un gobierno que está a favor del pueblo pueden salir cosas maravillosas”.

“Si las reglas son claras, gran parte del sector privado estará de acuerdo porque crear un millón de vivienda generaría un gran impulso a la actividad económica nacional. Toda esa plata queda en el país”, concluyó.

 

 

 

 

  1. Lacombe
    septiembre 06, 15:38 Lacombe

    en algún momento vamos a tener que volver a la normalidad, hoy en dia el que vive en el campo es dichoso.

    Reply this comment

Escribir un comentario

Ver todos los comentarios