Tecnología y transporte, un binomio cada vez más habitual

El 2019 comenzó con uno de los eventos más esperados por los amantes de la tecnología. La feria CES (Consumer Electronics Show, por sus siglas en inglés) se celebró entre el 8 y el 11 de enero en Las Vegas, tal y como viene siendo habitual desde su creación en 1967, y en ella se presentaron los artículos tecnológicos que van a marcar las tendencias en este sector de los próximos meses. Entre las grandes novedades de esta edición destacó el anuncio de la llegada del 5G, la resolución 8K, nuevos televisores capaces de ofrecer una experiencia de usuario similar a la de un cine, la creación de una Harley-Davidson 100% eléctrica o un taxi aéreo. La nota llamativa la pusieron inventos como un pequeño robot cuya única función es perseguir al usuario para que le dé cariño. 

Estos ejemplos no hacen sino confirmarnos que la tecnología avanza a una velocidad que en ocasiones parece superar nuestras propias necesidades. Sin embargo, lo cierto es que todas las novedades tecnológicas que se han ido dando a lo largo de los últimos años han mejorado indudablemente nuestra vida, dotándola además de una mayor seguridad en las acciones más cotidianas. Algunas de estas tecnologías pasan desapercibidas para la gran mayoría, como por ejemplo el RNG (Generador de Números Aleatorios) que emplean algunos softwares de juego online y banca y que garantizan que no existe ninguna manipulación en los resultados que afectan al usuario, mientras que otras son mucho más evidentes y son empleadas por un elevado número de personas, como puede ser el caso de las transacciones de pago a través del celular. En ambos casos estamos hablando de tecnología avanzada cuya misión no es otra que la de facilitarnos nuestro día a día. 

Con esta premisa de facilitar nuestra rutina diaria como objetivo, las instituciones públicas de la Ciudad de Buenos Aires han puesto en marcha un proyecto para que los cientos de usuarios que emplean el transporte público puedan conocer en tiempo real los minutos que restan para que su colectivo llegue a la parada. Esta iniciativa será posible gracias a una remodelación del sistema SUBE que integra la totalidad de los modos de transporte de carácter público que operan en el Área Metropolitana de Buenos Aires. De esta forma, las máquinas que se encontraban instaladas en los colectivos serán sustituidas por otras a las que se les ha instalado una tecnología mucho más avanzada que permitirá su monitoreo de manera online. Gracias a ello, los ciudadanos podrán descargarse una aplicación en su celular o tablet que les permitirá acceder a esta información y conocer de esta forma el tiempo de espera que resta para la llegada del colectivo a una parada en concreto.

En la actualidad ya son 23 las líneas de colectivo que disfrutan de esta nueva tecnología y su instalación en el resto de líneas se irá haciendo de manera progresiva. Así, se espera que cuando febrero llegue a su fin sean 47 las líneas que ya cuenten con nuevas máquinas, a las que se le sumarán 90 más en marzo y 137 en el mes de abril. Siguiendo este aumento paulatino, las instituciones indican que finales de año, las 388 líneas que operan en el área metropolitana contarán con este nuevo sistema.

Por otra parte, desde los organismos públicos también se ha indicado que tras la implantación en Buenos Aires, la previsión es la de poder extender este novedoso sistema al resto del país. Una instalación a nivel nacional que esperan finalizar antes del 2023.

Buenos Aires Taxis running- Foto: Wikimedia // Jorge Royan // CC BY SA 3.0

Buenos Aires Taxis running- Foto: Wikimedia // Jorge Royan // CC BY SA 3.0

El transporte público no es el único que se beneficia y moderniza gracias a las nuevas tecnologías. En los últimos meses el sector del taxi ha experimentado una serie de novedades que afectan especialmente al género femenino. Se trata de aplicaciones dirigidas en exclusiva a las mujeres que permiten que las usuarias soliciten los servicios de una chófer, algo que en la mayoría de los casos aporta un plus de tranquilidad a las viajeras. En este sentido, se espera para el mes de febrero el desembarco en Buenos Aires de Sara LT, una aplicación que sigue la estela de Cabify y UBER pero cuyo público objetivo está reservado a mujeres. Por el momento, la aplicación cuenta con más de 1.000 conductoras registradas. No se trata de un proyecto pionero, sino que ya existen precedentes en el país como She Taxi, una aplicación similar que opera en la ciudad de Rosario. En cualquier caso, ambas iniciativas se valen de la tecnología para adaptarse a una nueva realidad y dar respuesta a las demandas de la sociedad.  

Escribir un comentario

Ver todos los comentarios