Se develó el misterio de la estatua de Playa Chica: “Vengo a presentarme como el autor, algo que no era mi deseo”

febrero 20, 2021 | Información General, Tapa

El cirujano plástico Alejandro Magrini fue presentado como el autor de la misteriosa escultura en un acto oficial realizado en el complejo Villa Victoria, con la presencia del Secretario de Cultura, Carlos Balmaceda, y la Directora de Restauración de Monumentos Históricos, Costanza Addiechi.

El hombre tiene 43 años como médico y hace 35 que se dedica a la cirugía plástica. Definió al arte como una “pasión que irrumpió en distintos momentos” de su vida, a través del dibujo, la pintura y el modelado. Esta escultura fue creada hace 25 años.

Este anonimato fue buscado pero no como estrategia de marketing, ni generar mayor interés en el autor, sino para que la protagonista sea la obra misma y así poder averiguar qué despertaba en las personas. Se generó un halo de misterio que superó  a la obra misma”, aclaró.

Y agregó: “Hubiera querido que el misterio quedara en el hecho artístico. Vengo a presentarme como el autor, algo que no era mi deseo. Esta presentación me incomoda”.

Sobre la escultura y su creación, el médico recordó: “En un momentos difíciles de mi vida, hace 25 años surgió la necesidad de hacer esta obra de arte realista que se plasmó en una figura de mujer, modelando el cuerpo humano que me es familiar desde la medicina y desde el arte. Esta imagen la modelé a fines de 1996 con cemento, estructura de hierro y acrílico”.

En cuanto a la idea de instalarla en Playa Chica, Magrini señaló: “Esta escultura nos acompañó durante muchos años. Hace 2 meses una amiga arquitecta me entusiasmo con una transgresora idea, la de irrumpir un espacio público con la obra artística.  Lo pensé como una pequeña travesura nocturna, me dejé pensar por mi intuición y mis deseos”.

Y continuó: “La restauré y la re signifiqué para que se mimetizará con el lugar, que formará parte del paisaje. Crear un ambiente donde cualquier persona pudiera vivir una experiencia y así completar la obra en su mente y corazón. Lo más valioso es lo que la gente ve”.

“La instalé personalmente en la madrugada del 5 de enero, la trasladé en el baúl del auto con una ayuda de una zorra montacarga. No puedo negar la taquicardia pero también la felicidad de concretar este deseo. Pensé que no duraría más de una semana. Volví varias veces para escuchar la respuesta de la gente y no pude creer la aceptación”, contó.

“Pido disculpas a las autoridades municipales y a quienes se sintieron molestos por incumplir con las normativas municipales. Hoy rompimos el misterio del autor que no es lo importante. Llegó el momento de soltar a esta obra chiquita, imperfecta y frágil para que viva una nueva historia junto al mar con cada uno que se detenga a contemplarla, ya es de todos”, concluyó Magrini.

Posicionamiento web by Seotronix.com.

Compartí esta Nota:

Artículos relacionados

0 Comments

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *