Restaurarán la obra de Francisco Salamone, uno de los tesoros escondidos de la Provincia de Buenos Aires

junio 26, 2021 | Información General, Tapa

Por: Martín Mazzoleni

El Estado nacional comenzó un proyecto de restauración de la gigantesca obra de Francisco Salamone. Se trata del autor con mayor cantidad de trabajos declarados “Monumentos Históricos Nacionales” y “Bienes de Interés Histórico y Artístico Nacionales” del país. El grueso de sus construcciones se concentra en el centro y el sudoeste bonaerense y engendran un potencial turístico y cultural incalculable.

Aunque no todos la conocen, la obra del arquitecto e ingeniero ítalo-argentino fue ganando reconocimiento y admiradores con el paso del tiempo. En zonas inesperadas y pueblos de casas bajas aparecen con toda su imponencia las creaciones de Salamone que en tan solo cuatro años construyó más de 70 edificios en 25 municipios de la Provincia de Buenos Aires.

En 2001 sus trabajos fueron declarados por el estado como “Patrimonio Cultural de la Provincia de Buenos Aires” y recién en 2014 muchas de sus obras se clasificaron como “Monumentos Históricos Nacionales” y “Bienes de Interés Histórico y Artístico Nacionales”, siendo el autor con mayor cantidad de obras que forman parte de ese catálogo.

Desde el año pasado, por primera vez Comisión Nacional de Monumentos, de Lugares y de Bienes Históricos, la Dirección Nacional de Arquitectura y los municipios encaran un proyecto de restauración. Desde la semana pasada, seis especialistas de la “Misión Técnica del Programa Patrimonio Salamone” recorren municipios para realizar relevamiento en territorio y definir los trabajos a realizar en una primera etapa.

Especialistas restauran la obra de Francisco Salamone

En diálogo con Todo Provincial, la especialista en la obra de Salamone y asesora de la Comisión de Monumentos, Ana Ramos, explicó: “Esto es una segunda etapa de un trabajo que se inició el año pasado. La intención del Estado nacional es restaurar la obra. Por eso se tomó contacto con cada uno de los municipios para establecer acciones hacia ese horizonte”.

La Misión Técnica del Programa Patrimonio Salamone recorre desde la semana pasada distintos municipios del centro y el sudoeste bonaerense para relevar el estado de algunas obras y establecer los trabajos a realizar en una primera etapa.

Este equipo está integrado por dos especialistas en frentes y terminaciones en fino y piedra Alejandra Rubinich y Cristina Lanceloti que hacen pruebas de limpieza y relevamiento de los exteriores; los arquitectos Fabio Grementieri y Marcelo Fontanetto que se encargan de la parte estructural y los planos de valoración, y las restauradoras de patrimonio mueble y luminarias Mariana Astesiano y Graciela Razé.

La primera etapa incluye los cementerios de Azul, Laprida y Saldungaray; los palacios municipales de Adolfo Alsina y Tornquist; el matadero de Guaminí y la plaza de Coronel Pringles.

“Es la primera vez que bajamos a territorio con un equipo de la comisión Nacional de Monumentos para determinar que procedimientos se deben realizar para la recuperación integral de estas obras de altísimo valor”, destacó Ramos.


“Salamone siendo vanguardia”

El patrimonio Salamone está compuesta por unas 70 obras en 25 municipios, incluido Villa María y Las Varillas Córdoba que tienen las primeras. Unas 45 de ellas integran el catálogo de “Monumentos Históricos Nacionales” y son las que serán restauradas en etapas.

Sobre la relevancia patrimonial de la obra de Salamone, la especialista remarcó: “Tiene todos los récords tanto en innovación y monumentalidad, de modo tal que actualmente todavía su obra sigue siendo vanguardia. Es increíble la armonía, el diseño, la simetría, la osadía y la resolución de cada espacio de manera integral. Diseñó hasta el mobiliario, las luminarias y los plafones”.

“Además, todo esto se hizo en menos de 4 años entre 1936 y 1940. La obra Salamone tiene reconocimiento a nivel mundial y estamos trabajando para que eso suceda cada vez más”, apuntó la directora del Centro de Interpretación Salamone de Balcarce.

Aunque el reconocimiento se demoró por décadas, la obra de Salamone gana cada vez más adeptos, incluso a nivel internacional. “Hace dos años hicimos el Congreso Mundial art déco rioplatense en el que participaron especialistas de unos 15 países. El año pasado se hizo una presentación internacional desde Nueva York lo que proyectó la obra de Salamone a todo el mundo”, subrayó Ramos.

La experta aseguró que los trabajos de Salamone “tienen muchos elementos art deco” pero que la obra en su conjunto “supera todos los parámetros de diseño y estilos porque la innovación fue absoluta”.

“Tomó elementos de otras corrientes pero el diseño es compacto e integral. Tiene obras neocoloniales como el palacio municipal de Chascomús pero que adentro tiene toda una resolución art decó. Es algo único”, destacó.

“En forma permanente tenemos requerimientos desde instituciones educativas, desde el nivel inicial hasta universitario para que contemos la obra Salamone. Pero su obra también es experiencia y hay que acercarse a estos gigantes de la llanura”, relató Ramos.

En cuanto a las posibilidades de reúso de estos edificios, la entrevistada consideró que particularmente los mataderos “presentan grandes posibilidades”, y detalló: “Se está dialogando con muchos municipios para darle futuro a estas obras, no para que vuelvan a funcionar como frigoríficos, sino para darle un reúso para la cultura, el turismo y el desarrollo respetando su historia”.

“Algunos mataderos todavía están en funcionamiento, aunque adecuados a los requerimientos de faena actuales. Salamone a partir de los mataderos introdujo al diseño la cadena productiva”, explicó.


“Esto es un trabajo como el de un médico con un paciente”

Todo Provincial también habló con el arquitecto y vocal de la Comisión Nacional  de Monumentos, Fabio Grementieri, quien explicó: “Esto es un trabajo como el de un médico con un paciente. Hay que ver las patologías de cada obra, hacer pruebas y definir un tratamiento para cada una de las cuestiones. Todo junto no se puede hacer por eso se necesita un plan director para avanzar en el tiempo”.

Grementieri explicó que las construcciones de Salamone “básicamente eran estructuras de hormigón armado con revoques símil piedra”, y apuntó: “Es un material noble pero a muchas de estas construcciones se las pintó con sintético, impidiéndoles que respiren y que se evapore el agua. Ese es uno de los principales problemas”.

Al momento de la entrevista, la Misión Técnica del Programa Patrimonio Salamone se encontraba trabajando en el palacio municipal de Adolfo Alsina, ubicado en el municipio de Carhué.

“El palacio municipal de Adolfo Alsina es el mejor edificio que Salamone proyectó para municipios por su calidad de diseño. Además permanece con muy pocas modificaciones, lo que lo hace muy rescatable para que vuelva a ostentar su esplendor original. Además tiene muchos muebles, artefactos de iluminación”, destacó el arquitecto.

Y agregó: “En otros municipios hubo varias modificaciones, sobre todo en la fachada exterior. Uno de los problemas más habituales es el uso de pinturas. La obra original era de un color marfil, sin pinturas”.


El enorme potencial de la obra de Salamone

El vocal de la Comisión Nacional  de Monumentos aseguró que la obra de Salamone “tuvo todo un recorrido” y que en un principio “no se le reconocía todo su valor patrimonial”.

“Empezaron algunos curiosos, casi aventureros, hicieron exposiciones a nivel internacional y en 2014 se logró la declaración de patrimonio histórico”, relató.

Para Grementieri, lo de Salamone es el valor de su obra “en su conjunto”, y subrayó: “En cuatro años hizo todas estas construcciones. Ningún otro diseñador tiene semejante cantidad de obras declaradas como patrimonio cultural”.

“Hace dos años vino una delegación internacional de una organización art deco y quedaron muy asombrados”, recordó. Sobre el potencial de este patrimonio, consideró: “Hay que trabajar en red para que cada municipio muestre sus edificios y tener algunos espacios donde se cuente la historia de la obra Salamone, con planos, dibujos, mobiliario y fotos antiguas”.

“Se puede pensar en armar todo un circuito turístico. Existe un gran potencial para todos estos municipios”, subrayó.


Cómo sigue el plan de restauración

El arquitecto explicó que actualmente están trabajando con cada municipio para “terminar de armar las especificaciones técnicas que luego serán elevadas al Ministerio de Obras Públicas”, y anticipó: “Luego deben bajar las partidas a los municipios para hacer las licitaciones de las obras que nosotros acompañaremos”.

Grementieri aseguró que el mayor desafío pasa por la recuperación del matadero de Epecuén, pueblo que fue abandonado en 1985 luego de una inundación. “El caso más complejo es el matadero de Epecuén porque es el más deteriorado. Además de repararlo habrá que darle un uso”, comentó.

“A partir de este trabajo se aprenderá mucho sobre estos edificios y también sobre su tratamiento y mantenimiento. Es importante trabajar en red con todos los municipios para intercambiar experiencias. Lo que se haga en una obra servirá para las demás”, concluyó el arquitecto.

 

 

san isidro dengue

Posicionamiento web by Seotronix.com.

Compartí esta Nota:

Artículos relacionados

0 Comments

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Abrir Chat
Envianos tu Noticia!