Sin categoría

¿Qué pasos hay que seguir para tener una piel saludable en otoño?

Published

on

La llegada de la estación intermedia trae una serie de desafíos para la salud en general, en donde las gripes y los resfríos son moneda corriente. Ahora bien, el cuidado de la piel también necesita atención durante esta época. Es por eso, que en la siguiente nota detallaremos algunos pasos que debes tener en cuenta para lucir un cutis fresco, joven y, por sobre todo, saludable, durante todo el año.

Hay quienes asocial el cuidado de la piel con los meses de verano o con los días de larga exposición al sol. Sin embargo eso es falso y erróneo, ya que cuidar nuestro cutis es un trabajo que debe hacerse los 365 días del año, sin importar el clima que nos rodee, sobre todo en zonas como la provincia de Buenos Aires, en donde el clima es tan cambiante como diverso. Así entonces, otoño plantea sus cuidados específicos y es importante tenerlos en cuenta si lo que se quiere es tener una piel saludable y resistente, lo cual sin dudas se va a ver reflejado en un mejor aspecto personal y una mayor autoestima. A continuación, te contamos qué hacer durante los meses de las hojas secas en las calles.

En primer lugar, hay que evitar una higiene excesiva. En otoño nuestra piel se reseca más, por lo que una limpieza reiterada puede ser contraproducente. Con una ducha al día y colocación de cremas especializadas, como las de marcas reconocidas como Nu Skin, es más que suficiente. En segundo término, es importante usar protección solar todos los días, incluso aquellos en donde el cielo se encuentra total o parcialmente nublado. Proteger nuestra piel de los rayos solares es un trabajo que hay que hacer los 365 días del año, sobre todo para evitar ciertas manchas y otras imperfecciones.

Por otra parte, en zonas puntuales como brazos y piernas, que suelen ser las más expuestas al sol y al medio ambiente, resulta importante colocarse cremas hidratantes al menos dos veces al día, para lograr fortificar esas zonas ante los roces cotidianos. Otro paso a seguir que es más que importante es beber al menos dos litros de agua todos los días. Eso hidratará a nuestro cutis de manera interna, volviéndolo más elástico y resistente, lo que a su vez evita la proliferación de moretones y otro tipo de imperfecciones.

En la misma dirección, dejar de fumar es muy importante para tener una piel más saludable. Dejar atrás el tabaco permite detener el envejecimiento acelerado de nuestro cutis, uno de los efectos más silenciosos del cigarrillo. Además, comer una dieta rica en frutas y vegetales permitirá aportar nutrientes que no solo nos protegerán de enfermedades de estación como los resfríos o los distintos tipos de gripe, sino que también beneficiarán a nuestra piel. En último lugar, estar todo el tiempo abrigado y resguardado de las bajas temperaturas o el viento evitará que nuestra piel se erosiones y reseque por demás, algo que luego lamentaremos en verano cuando visitemos la playa.

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Salir de la versión móvil