Preocupa el cierre de una fábrica en La Tablada

Se trata de la empresa Nicoll dedicada a la fabricación de tubos de plástico. Los 173 trabajadores se enteraron por un comunicado que los dueños enviaron a clientes y proveedores. Ahora hay una guardia en la planta y comenzó el peregrinar en el Ministerio de Trabajo

En este contexto, Enrique Bracalenti, del Sindicato del Plástico explicó que la empresa Nicoll, una de las más grande en el rubro, anunció la determinación a través de un correo que envió a sus proveedores y clientes, en el que expresa que estará cerrando sus operaciones “debido a la difícil situación económico-financiera que atraviesa”, y que la situación es “irreversible”.  De esta forma se enteraron los 173 trabajadores, que ahora montan guardia y permanecen en estado de alerta.

“Nosotros vamos a intentar resistir. Cuando nos convoquen al Ministerio, vamos a pedir que la empresa se venda y dejen las operaciones en el país”, aseguró Bracalenti en declaraciones a la prensa.

Bracalenti aseguró además que la situación se venía gestando desde hacía tiempo. “Seis meses atrás, desarmaron el directorio y, hace unos 70 días, se llevaron muebles a Chile. Entendimos que eran movimientos raros, entonces bloqueamos la salida de herramientas y materia prima e hicimos la denuncia por presunto vaciamiento de empresa”, dijo. Pero como todo esto sucedía al mismo tiempo que la represión en PepsiCo, evidentemente frenaron para que no se arme tanto escándalo”, añadió.

Paralelamente, el sindicato accedió a un documento que la propia firma presentó en el Ministerio de Trabajo nacional en que “hablan de las pérdidas que tuvieron en los últimos meses y aseguran que es inviable seguir funcionando”, contó Bracalenti.

 “El martes pasado, luego de ver esa copia en el Ministerio para no guiarnos solo por versiones, hicimos una asamblea para acordar pasos a seguir. Estamos organizados y no vamos a dejar que se pierdan fuentes de trabajo”, informó.

En cuanto a la situación de la empresa, se anunció que se inicó el trámite en la cartera laboral del Procedimiento Preventivo de Crisis, por lo que el sindicato debería ser citado en las próximas semanas para ser notificado.

“Nosotros vamos a intentar resistir. Cuando nos convoquen al Ministerio, vamos a pedir que la empresa se venda y dejen las operaciones en el país porque, como tienen otras firmas en Uruguay y Chile, estamos seguros de que quieren seguir produciendo afuera del país pero seguir entrando la mercadería y ahorrarse los sueldos”, anticipó.

“La planta está virtualmente tomada. Cuando sea el momento necesario, vamos a montar guardias para que no la vacíen. Si ya están gestionándolo en el Ministerio, es porque no hay marcha atrás, pero nosotros vamos a pelear hasta el final”, aseveró Bracalenti.

Escribir un comentario

Ver todos los comentarios

Your e-mail address will not be published. Also other data will not be shared with third person. Required fields marked as *