Macri perfora la grieta atado a Marcos Peña y culpando de sus errores a los filo-peronistas de su gobierno ¿Se rompe JXC?

Por: Redacción Todoprovincial.com

El presidente Mauricio Macri regresó más endurecido que nunca, con un discurso político hacia el interior de su espacio e intentando sacarse de encima a los filo-peronistas. ¿Fueron ellos los culpables de la política o el que falló fue Marcos Peña?.

Durante 4 años el presidente de la nación, como lo hacen en su mayoría, reposó su dialogo y accionar político en Marcos Peña, su jefe de gabinete y hombre de mayor confianza.
Mientras que, los acuerdos sobre las leyes y el dialogo fluidos con los gobernadores, los llevaron adelante el presidente de la cámara, Emilio Monzó, el ministro del interior, Rogelio Frigerio y su vice ministro, Sebastián García De Luca.

Cuáles son las necesidades políticas que hoy tiene el ex presidente, Mauricio Macri para darle un “revés Busheano” y exponer a los dirigentes que surfearon durante su gobierno, entre los gobernadores peronistas, los legisladores ultra k y las propias encrucijadas que les imponían el propio jefe de gabinete junto a los duros del propio partido.

El líder del espacio volvió más ortodoxo que nunca y busca alistar a los duros, perforar aún más la grieta que existe en la república argentina entre “los peronistas” y los “anti-peronistas”; por ese motivo busca la exclusión o más bien, la invitación a la retirada, de estos dirigentes que mantienen un vínculo y un dialogo con sectores afines a la doctrina de Juan Domingo Perón y Evita.

Ahora, porque el ex presidente le apunta a Emilio Monzó, Rogelio Frigerio y ese sector denominado “filo-peronista” y no mira a su alrededor, donde jugadores como Marcos Peña, Patricia Bullrich o hasta el mismo, Horacio Rodríguez Larreta fueron también los encargados de llevar adelante las conversaciones políticas durante sus años de gobierno.

Recordemos aquellos momentos en que el Jefe de Gabinete, era cuestionado por “dejar de lado el dialogo político y la construcción de consenso”, e innovar en sus aparatos reproductores de información mediante las redes sociales, que los llevó a no poder mantenerse en el poder y caer en las elecciones perdiendo no sólo la nación, sino también la provincia de Buenos Aires y en grandes ciudades del país que eran bastiones importantes en su construcción política.

Los “dessaires” políticos contra los filo-peronistas, Monzó, Frigerio y hasta el propio candidato a vice presidente, Miguel Ángel Pichetto siempre fueron parte del andamiaje político de la expresión Juntos por el Cambio, pero nunca se los señaló “culpables” como en esta oportunidad.

Las puertas parecen abrirse para ambos dirigentes, particularmente para el ex ministro del interior, Rogelio Frigerio quien semanas atrás había expresado la necesidad de generar mayores canales de dialogo con otros dirigentes y lograr expandir el abanico político. Macri cortó de cuajo esa posibilidad, se encerró, le habló a los propios y volvió más ortodoxo que nunca.

El tablero político comienza a moverse de cara a las elecciones presidenciales y los caballos y alfiles, juegan un papel preponderante en el cuidado de sus reyes. Las diagonales pueden ser un flanco débil para dejar en jaque al rey. Un movimiento en falso puede dejarte expuesto para que el rival perfore y haga daño.

Se viene el 2021 y ni la pandemia podrá evitar la rosca política.

 

Escribir un comentario

Ver todos los comentarios