Las cuatro patas de Alberto: Máximo, Sergio, Wado y Santiago

Por: Mariano Gandini (@marianogandini)

Alberto Fernández confía plenamente en la potencia de estas cuatro personas para poder desplegar el plan de contención política y reactivación productiva en una nación que transita los 40 puntos de pobreza.

¿Por qué? Alberto Fernández confía en la capacidad política y estratégica de estos cuatro dirigentes que tienen visiones diferentes, pero a la vez, una matriz que los unifica. El peronismo como dogma.

Máximo Kirchner, es la figura política renaciente de los últimos años, anclado en la fuerte figura y descendencia de sus padres, Néstor y Cristina, quienes condujeron los destinos del país durante 12 años y construyeron una incipiente masa de poder, que Máximo deberá administrar. Su liderazgo dentro de la agrupación La Cámpora y su fuerte vínculo maternal, hacen que sea necesario y fundamental para el futuro gobierno de Alberto. Centenar de legisladores, intendentes, concejales y dirigentes esperan ordenes de MK.

Sergio Massa, será el encargado de jugar de libero en la cámara de diputados, tejiendo los acuerdos y buscando los consensos necesarios para poder darle las leyes solicitadas por el poder ejecutivo. Con lugares importantes dentro del gabinete y un anclaje territorial  a nivel nacional (muy valorable), es una de las patas necesarias para Alberto. El desafío más grande: Deberá negociar y dialogar mucho con quien ejercerá el rol de presidenta de la Cámara de Senadores, Cristina Fernández de Kichner. Se habla de un poder subterráneo ocupando espacios de poder y lugares estratégicos.

Wado De Pedro, es uno de los hombres de mayor confianza en materia institucional del presidente electo. Lo conoce desde hace mucho años y sostiene que Wado es de los dirigentes que mayor conocimiento tiene del organigrama nacional. Confía que en su capacidad estratégica y política para llevar adelante el proceso que se viene. Axel Kicillof en la provincia de Buenos Aires también se apoya mucho en su figura y la ciudad de Mercedes, de la cual proviene, es uno de los centros neurálgicos del armado del gobernador.

Santiago Cafiero, de pura confianza de Alberto, es la persona con la cual Alberto se confiesa diariamente, es con quien dialoga los temas y juntos realizan un análisis. Con formación de politológo, el nieto de Antonio Cafiero, será el encargado de amalgamar las relaciones entre los diferentes ministerios y la Casa Rosada. Con vocación dialoguista y mucha capacidad para lograr acuerdos, Santiago es la persona por la que más fichas pone el nuevo presidente. Lo ven como el posible armador de Alberto en territorio provincial.

Fuera de estas cuatro patas se encuentra la fuerte figura de Cristina Fernández de Kirchner, quien junto a Alberto, en un binomio con mucho contenido político-ideológico, serán quienes deberán llevar adelante un proceso de reconversión de la matriz productiva de la república argentina. El gran desafío de la ex presidenta será no opacar al presidente, con su fuerte figura, y lograr ser el primer eslabón fuerte de una cadena que buscará dar movimiento al sistema económico, productivo y político de la argentina.

Escribir un comentario

Ver todos los comentarios