La CGT ratificó el mandato del triunvirato hasta 2020

El consejo Directivo de la central decidió esta tarde que no habrá elecciones el próximo 22 de agosto. El escenario se rearma y cobra fuerza la posibilidad de que surja un espacio disidente liderado por Camioneros que cumpla con las expectativas de un sindicalismo confrontativo con el modelo de Cambiemos

Finalmente, no habrá confederal normalizador el 22 de agosto próximo, ni antes de que culmine el 2018 como pedía el sector liderado por Camioneros. Así lo resolvió esta tarde el Consejo Directivo de la CGT, que ratificó la actual conducción de Juan Carlos Schmid, Carlos Acuña y Héctor Daer hasta 2020 momento en que se les vence el mandato.

Las expectativas de los últimos días estaban centradas en la capacidad de los dos sectores para fijar posición respecto a la renovación de autoridades donde la dupla Pablo Moyano y Sergio Palazzo sonaban como la fórmula del recambio generacional y de política gremial dentro de la central.

Por su parte tanto Schmid como Acuña apostaban al llamado a elecciones cuanto antes, pero el poroteo final jugó a favor de Héctor Daer que logró reunir el voto de “Los Gordos” y “Los independientes”, los sectores dialoguistas con el gobierno que tienen sus fuerzas concentradas en UPCN (Andrés Rodríguez), Uocra (Gerardo Martínez), Obras Sanitarias (José Luis Lingeri) y Comercio (Armando Cavalieri).

A ellos se suma el sector de Barrionuevo, que a esta altura ya es todo un experto cuando de “romper” se trata.  Sino basta recordar su desempeño en el marco de las privatizaciones menemistas cuando reconociéndose como “recontra alcahuete de Menem”, y aliado también a Gerardo Martínez y Andrés Rodríguez, irrumpió en el Congreso de la CGT del 11 de octubre de 1989 que terminó con la salida de Saúl Ubaldini. En ese momento el dirigente se había convertido en la piedra en el zapato del riojano que se disponía a abandonar la promesa de la “revolución productiva” y necesitaba a la central dividida.

Ahora el Moyanismo se prepara para una nueva envestida como la que emprendió a mediados de los 90 junto a la UTA de Juan Manuel Palacios y un puñado de gremios chicos. Ya lo advirtió Pablo Moyano el martes pasado que el sector irá por un gremialismo combativo, esta vez con el apoyo de los gremios metalúrgicos como el SMATA y la UOM, la Unión Ferroviaria y Pilotos de Avión. Camioneros también cuenta con la Multisectorial 21F que surgió este año y que aglutina a las dos CTA, y a los movimientos sociales. Una alianza bendecida por el Papa Francisco que viene instándose en distintos puntos del país con todos los ingredientes para hacer el lio necesario en caso de que asome un nuevo proyecto de reforma laboral a medida de los requerimientos del FMI como parte del acuerdo Stand By sellado en mayo último.

Escribir un comentario

Ver todos los comentarios