Juan Verliac: “Nuestra ventaja es que producimos un producto saludable, rico y barato”

noviembre 23, 2016 | Entrevistas

Por: Mariano Gandini

(@marianogandini)                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                           

El próximo 9, 10 y 11 de diciembre se realizará en la ciudad de Concordia, Entre Ríos, la Fiesta Nacional de la Citricultura. TODOPROVINCIAL se anticipó y dialogó con el director técnico de la Asociación de Citricultores de Concordia, Ingeniero Agrónomo Juan Verliac, quien nos hizo un recorrido histórico sobre la producción del citrus en la región y los proyectos que tienen como sector productivo de cara a los próximos años.

M.G: -Sabiendo que Concordia es la Capital Nacional de Citrus, contanos ¿como se viene desarrollando el sector de la citricultura en la región?   

JV: -Quiero contarte que Concordia tiene alrededor de 100 años en fruticultura y estos últimos 50 años ha sido netamente comercial, hay una expansión muy grande de la actividad, a tal punto que en su momento llegó a ser la principal actividad económica del Departamento y el 95% del Producto Bruto de la ciudad, es generada a partir de la fruticultura. Debido a diferentes vaivenes fue decayendo, fueron creciendo otras actividades, pero aún hoy, con muchas menos hectáreas, sigue siendo generadora de recursos para el Departamento en su conjunto y da trabajo a muchas familias, trabajadores  y  productores.

1

Juan Verliac, Ing. agrónomo de profesión y hombre de la citricultura por decisión.

MG: – ¿Cuántas hectáreas se trabajan en la actualidad y cuáles son los cítricos más importantes para la región?

JV: -En la actualidad, en el departamento de Concordia hay 7000 hectáreas de cítricos, compuestas por naranjas y mandarinas que son los frutos en que nos especializamos. No tenemos ni limón ni pomelo. Todo el noreste de la provincia de Entre Ríos y la parte Este de la provincia de Corrientes y Misiones se especializa en cítricos dulces, que es como nuestro “caballito de batalla”, nuestra marca registrada.

En este año 2016 cayeron a la luz unos datos estadísticos de la región donde muestra que Concordia había tenido una reducción importante en la superficie en los últimos 10 años del orden de lo que queda (del orden de las 7000 hectáreas), pero también surgieron algunos datos interesantes para mostrar, que tiene que ver con la tecnificación de esas 7000 hectáreas que quedaron. La agricultura en Concordia sigue siendo familiar,  la siguen manejando familias de generación en generación. Van pasando el saber y la pasión por la actividad, y si vos hablás con los productores consultados, y definitivamente tienen impresiones de que las generaciones que vienen sostengan la actividad.

MG: -¿Consideras que la caída en la producción por hectárea en los últimos años, deprimió a los productores o ves potencial de cara al futuro?

 JV: -En ese sentido hay un diferencial interesante a potenciar: las ganas de crecimiento, más  la alta tecnificación que hay para renunciar a cualquier ciclo productivo, y lo acompaña toda una estructura productiva del complejo citrícola, de la red citrícola que la terminan componiendo  los trabajadores con el saber hacer. También la tercera o cuarta generación de trabajadores de la fruta cítrica, la compone la infraestructura del segundo proceso de la citricultura que son los empaques donde se procesa el cítrico para salir al mercado fresco, con altísimo nivel tecnológico en el sector, en el departamento con tres empaques de exportación, mas alrededor de dos empaques de mercado interno que cumplen con toda la normativa vigente fitosanitaria y de inocuidad.

Lo que termina en la red por complementarse es la fábrica de jugo. Nosotros en nuestros niveles de producción tenemos un 20%, 30% de destino a jugo, es decir al proceso de la naranja y mandarina en un contexto mundial donde hay un aumento en la demanda de jugos, por una cuestión de que se viene sosteniendo hace un tiempo y los principales centros productivos vienen decayendo por una enfermedad productiva, tenemos ese potencial, es decir tenemos con qué a ese aumento de jugo y aceites esenciales de actividad.

MG: – ¿Piensan en algún plan sustentable a largo plazo?

Si, uno siempre tiene que partir de cuestiones precisas para armar una planificación de mejora aún sabiendo que el contexto nuestro es una región citrícola conformada por un Departamento de Entre Ríos (Concordia y Federación) y un Departamento de Corrientes que es el Departamento Monte Caseros donde la idea sería ofrecer esos productos de suma calidad cuidada al consumidor local e internacional respecto a frutas frescas y generar algún tipo de estrategia para poder sacar un diferencial por estas ventajas, lo que es la producción de jugos cítricos y aceites esenciales.

En ese contexto, nosotros tenemos como Concordia el compromiso con los 200 productores de avanzar hacia una diferenciación en el sentido de potenciar todo lo que nos queda como fruticultura, esto que te comentaba sobre el nivel de tecnificación, uso de protocolos de producción, bajo lo que es la reglamentación europea en relación a la exportación de frutas frescas y eso marca un diferencial, y en función de eso, estamos trabajando en un plan estratégico para fruticultura. Lo interesante de esto es que se ha ido conformando una estructura de trabajo que incluye a los productores, a los profesionales y también incluye a las instituciones públicas como el INTA, INTI, el Municipio de Concordia, el Gobierno de la Provincia de Entre Ríos, quienes entendieron que hay que fijar una línea de trabajo para sostener la actividad que da de comer a 20000, 25000 familias en los dos departamentos.

MG: -O sea, ¿están buscando una unificación de criterios para trabajar de cara al futuro?

JV: -Es básicamente eso. La agricultura ha sufrido muchos vaivenes, donde nos ha encontrado desperdigados a todos los actores frente a toda la situación. Vos necesitas dirigir todos los actos hacia ese horizonte en común. Por supuesto con la diferente impronta que le puede dar cada integrante de la red. Ahora lo interesante es que hay una coyuntura a nivel internacional donde se está bajando la producción de cítricos, los estados productores que compiten con la Argentina, tienen un problema, un diferencial negativo en función de los pocos recursos naturales, fundamental de agua que los están condicionando. Lo vienen resolviendo con tecnificación pero en un momento eso tiene su techo también, mientras que en nuestra región el agua la tenemos, algo de tecnología también, tenemos el 75% de nuestras quintas con riego. Los mercados demandantes, es decir los de alto poder adquisitivo como Europa, Estados Unidos y demás, les gusta el cítrico dulce de la zona. Tienen un particular gusto por las naranjas y mandarinas de esta zona.

MG: -Actualmente ¿a qué países le están vendiendo?

JV: -Nosotros hemos centralizado, por una cuestión de acuerdos bilaterales, con Europa, Gran Bretaña – ahora que salió de la Unión Europea-, y algunos países de Asia como Filipinas e Irán. También estamos con algún movimiento dentro de Latinoamérica como Paraguay y nuestro gran comprador, que era una de las estrategias que había que consensuar entre todos los actores, era la Federación Rusa. El tema es que desde el año 2012, 2013, Rusia tuvo una devaluación muy importante y estos productos son de un consumo bastante fácil de dejar de hacerlo. Rusia cuando tuvo esa devaluación y cayó el poder adquisitivo de los consumidores, dejaron de comer naranjas, por lo cual representó una baja en los precios de lo que demandaba Rusia. Esa baja en los precios, hizo que Argentina no cubriera los costos de producción, los costos de traslado, por lo cual el negocio se hizo muy complejo. El punto está en los convenios con Rusia. Hasta ese entonces el 60% de lo exportado como fresco iba a ese mercado. Entonces estratégicamente es necesario que esa red de comercio exterior se está haciendo desde la provincia de Entre Ríos y gestionando para el gobierno nacional. Está generando los trámites para la apertura de un mercado bastante interesante como lo es Brasil, por su cercanía, por los costos de fletes y demás y por otro lado la reapertura de Estados Unidos, un mercado sumamente tentador en el sentido del poder adquisitivo de quién compra. Esas dos estrategias es respecto a los mercados de exportación.

MG: -¿En cuanto al mercado interno la competencia es muy fuerte con otros productos?

JV: – En el mercado interno de frutas, tenemos una competencia muy fuerte con el resto de los productos típicos, entonces creo que ahí, la base del trabajo está apuntada hacia la calidad del producto que consumen directamente. Es lo más parecido lo que sale de la planta, a la mesa de cualquier consumidor regional. Creo que allí radica los esfuerzos que habría que apuntar en toda la cadena, en todo el sistema productivo. Y en relación a los jugos, aprovechar la coyuntura que yo creo que ya es estructural. No es el aumento de la demanda, sino la caída de la oferta que propicia a mejores precios.

MG: – Se viene la fiesta Nacional de la citricultura ¿Cómo se preparan este año?

JV: -La verdad que eso fue un puntapié interesante para entender que debíamos trabajar todos juntos, por lo cual la Asociación de Fruticultores de Concordia hizo un convenio con la Municipalidad de Concordia, para desde allí poder relanzar esta vieja Fiesta Nacional de la Fruticultura que por alguna razón, en la década del ´70, Concordia fue nombrada la Capital Nacional del Citrus y es parte de la identidad de la ciudad de Concordia.

Todos tenemos algo que ver con la fruticultura, todos tuvimos antecesores que estuvieron en la actividad de alguna u otra forma, y no es menor ser la capital nacional del Citrus y tener esa historia. Lo bueno es reeditarla en este contexto de potenciar la actividad y lanzarla en ese esfuerzo comunal. Se hizo un gran esfuerzo, se buscaron sponsors, se están organizando jornadas técnicas, realizando un video institucional con formato documental para promover la actividad y reconocernos como cítricos también hacia adentro.

Todo ese esfuerzo puesto en el relanzamiento de la Capital Nacional de la Fruticultura que lo sostenemos, no solamente por la superficie citrícola sino también, por el trabajador o el comerciante, por la gente. Fundamentalmente por la gente que viene de orígenes citrícolas, y avanza. En ese sentido, yo remarco siempre que los últimos dos candidatos a intendente vienen de familia de fruticultores, por lo que definitivamente la fruticultura marca  el paso de Concordia y todos los acontecimientos sociales, culturales, todo tiene que ver con cítricos, así que bueno, vamos por ahí, vamos por ese camino, por el relanzamiento.

MG:- ¿Relanzar la Fiesta Nacional de la Citricultura y el trabajo que vienen haciendo, tiene que ver con entender la comunicación no como un gasto si no como una inversión?

JV: -Yo creo que viene de la mano de muchos procesos, de muchos años de hacer lo mismo y obtener los mismos resultados. Es indefectible después de la pérdida de productores que tuvimos tratar de cambiar la visión del sector, de cómo queremos que nos vean. En este sentido, una de las estrategias es este video institucional. El típico video de mostrar al trabajador trabajando, en realidad era una visión hacia el trabajador o productor. La intención de este video institucional tiene que ver más con una propuesta de fortalecer la visión del pueblo de Concordia y todo lo que sea exterior: Compradores, consumidores, compatriotas, consumidores extranjeros. Es tratar de dar la visión que realmente tenemos como misión, como agricultura, es trasladarla tal cual. Tratar de mostrar lo que realmente somos, para que a partir de ahí se potencie esta actividad.

Nosotros tenemos la ventaja de producir un producto saludable, dietético, rico, barato. Tiene muchas ventajas que en definitiva hace que la gente tiene que saber cómo se produce, qué garantía le damos nosotros cuando producimos cítricos. Entonces la idea es fomentar ese espíritu de levantar o mejorar la visión que la gente tiene de la fruticultura. Entonces en ese sentido, una de las estrategias, fue desde ya la de comunicación, pero más allá de eso, va acompañado con una estrategia de certificar todos los procesos que hacen a la calidad, inocuidad, sabor de nuestros dulces, en el sentido de que la gente sepa de que nos preocupamos por eso, que no es solamente un speach, sino que realmente lo hacemos y nos preocupamos por esa calidad de fruta que le llega al consumidor.-

 

 

 

Posicionamiento web by Seotronix.com.

Compartí esta Nota:

Artículos relacionados

0 Comments

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *