Hace 20 años se moría “El Zorro”, el mítico caballo que ningún jinete jamás pudo domar

diciembre 26, 2020 | Rural

Con un homenaje reducido por cuestiones de la pandemia, este sábado se conmemora el fallecimiento del “Zorro”. En el monumento que lo recuerda emplazado en Tres Arroyos colocaron una bandera con la leyenda “A 20 años de tu muerte, hoy te damos las gracias por lo que fuiste”.

“Es un día especial para mí y para los que me rodean, es fulero acordarse de que hace 20 años a las 4 y media de la tarde moría el Zorro”, indicó el propietario del animal, Omar Passarotti que marcó historia en la región por ser un caballo indomable.

“Murió al lado mío, cuando estaba descargando el cereal en tiempo de cosecha”, y agregó recordándolo “tenía 28 años y murió en el campo que se crio”, contó a Lu24.

Para su propietario, no era un simple animal “era un cristiano más”, dijo que compartía muchos momentos a su lado y comentó que era el caballo “más manso que tenía en el campo, pero era indomable en el campo de doma”.

En un nota publicada por Infobae, Passarotti repasó la historia del mítico caballo. “Era lo más mansito que había. Si hasta lo tuvimos que probar con espuelas porque lo atábamos al palenque para palenquearlo y ni se asentaba de lo tonto que era. Pero lo probamos aquella vez, la primera monta, y se avivó de más. Y fue un indomable. Fue para fines de 1974, tenía casi tres años. Tuvo cinco montas a las clinas y en 1975 debutó con bastos con Hugo Campos, de Tres Arroyos, que ya es muerto”, relató.

“Hasta 1978 anduvo en ruedas y finales hasta que debutó como monta especial, en San Manuel, provincia de Buenos Aires, con el jinete Tucuta Echan. La cosa duró poco: en el segundo salto se lo sacó de encima y lo tiró como a cinco metros. ¡Mire que había que aguantarlo al tordillo, eran 640 kilos de músculos!”, recordó.

“Después de esa doma fue durante 19 años Reservado Premio Especial y en 157 jineteadas nadie pudo con él. Con El Zorro recorrimos 82.063 kilómetros por siete provincias. Nunca vinieron a montarlo a la casa de él, sino que fue él a la casa de los montadores. Y lo montaron los mejores, porque en esa época había buenos jinetes, no como ahora. Lo montaron: Ismael Santamaría, Chito Maldonado, Luis Romero y el Coti Iparraguirre, que lo subió tres veces y en la última salió dando rulos por el aire. Algunos jinetes se sostuvieron del tordillo colgados del pescuezo, pero El Zorro no era novia de nadie para que lo anduvieran abrazando, ¿no le parece?”, aseguró.

“Mire, Rafael Otamendi intentó castigarlo con el rebenque y cuando fue a tirarle el chirlo, no lo vio más, ya estaba en el aire. El promedio que aguantaban sobre el lomo eran 2,5 segundos. Hubo uno que estuvo ocho segundos, una hazaña”.


La muerte de Aristegui

“¿Que tiene una muerte? Es verdad que Carlos Aristegui se murió en una jineteada, el 11 de septiembre de 1983, pero no por eso El Zorro era un asesino. No lo mató el caballo, él se mató en el caballo, que es muy distinto. Aristegui se mató por tramposo, si él vino andando como de 80 metros, porque se ató a los estribos. Yo tengo varias fotos y se ve clarito que no le zafaron los estribos y quedó enganchado en la espuela. Y el tordillo con la cabeza le reventó el pecho y le quebró una pierna. Pero nadie dice la verdad sobre esa tarde, dicen que lo mató a patadas y que yo soy un asesino. Todo mentira”.

“El Zorro se retiró invicto, porque como es debido nadie le ganó. La vez que se dice que perdió, le hicieron trampa. Fue en 1991, en Santa Rosa, La Pampa, el caballo se cayó porque cuando el jinete estaba arriba, lo volteó. Las fotos muestran cómo se le echó al cogote para que no lo apriete. Entonces lo volteó, porque si se cae el caballo lo aplasta con todo el cuerpo. Y el tordillo se lastimó. Se abrió, quiso levantar las manos y ya no pudo, así que me abalancé sobre el jinete para apartarlo”

“Tenía varias costillas fracturadas, así que lo llevé a La Plata para operarlo. Cuando llegamos a la Facultad de Veterinaria había una pizarra que anunciaba la llegada del tordillo. Lo estaban esperando y lo operaron todo tapado con cosas verdes, como si fuera un cristiano, y con instrumentista y todo. La operación duró seis horas y El Zorro viajó parado los 500 kilómetros de vuelta. Estuvo un año sin participar de las jineteadas y volvió en 1992 justo contra Ramos. Y vaya uno a saber por qué, se negó a la doma y ni siquiera galopó”.

“Dos semanas después, en Médanos, con la monta de Luis Romero, volvió con todo y en el quinto salto lo revoleó. La gente lloró al verlo de vuelta”.

El tordillo convocaba gente en cualquier lado, como mínimo lo iban a ver 6000 personas. Y por montarlo los jinetes llegaron a cobrar hasta 10.000 dólares. Venían y pedían lo que querían, y la institución organizadora ponía, no apostaban contra mí”.

“Yo iba al 50% de las entradas y me hacía cargo de todos los gastos. Nosotros en una época estuvimos cuatro años sin cosecha por el agua y vivíamos gracias a El Zorro. Una vuelta, cuando la guerra de Malvinas, el tordillo participó de una doma en Tres Arroyos y lo recaudado fue para los combatientes”.


Su despedida de las jineteadas y su muerte

“En el año 1997, en San Cristóbal, Santa Fe, Miguel Ordina, campeón de Jesús María, lo hizo golpear contra el palo y, aunque lo bajó, quedó manco. Los veterinarios no lo pudieron acomodar, le quedó la mano medio arqueada. Y eso apuró el retiro. El Zorro se despidió en Bragado, el 13 de abril de 1997. Como la primera vez, yo lo largué del palo. El jinete fue Rufino Montiel, que también se despedía, ‘ni vencedores ni vencidos’ dijimos. El tordillo imposible que lo entendiera y se lo sacó de encima como siempre. La gente lo despidió con una ovación llena de emoción y lágrimas”.

“Los últimos años de vida la pasó tranquilo en La Susana. Hasta que el 26 de diciembre de 2000 cayó muerto. Yo sabía que iba a la muerte porque se venía secando, ya casi no podía tragar y hacía varios días que iba por todos lados y escarbaba. A las 12.10 cayó tendido. A las 16.10 le di agua, porque tenía la lengua media afuera y lo bañé. A las 16.20 pegó una patada y, a los 28 años, quedó muerto. Y quedó mirando al norte. Dicen que los caballos buenos mueren mirando al norte”.

“Lo primero que hice fue buscar una lona y lo tapé. Ahí lo dejé, no le toqué un hueso y construí un santuario a su alrededor. Recién le eché mano hace siete años cuando me pidieron que lo llevara al museo de Tres Arroyos. Primero pensé que estaba bien y después me di cuenta que todavía hoy viene mucha gente acá a conocer los huesos, entonces los metí en un cajón enlozado para que los vea el que quiera”.

“También me dijeron de enterrarlo debajo del monumento que le construyeron, pero no me gusta que esté bajo tierra. Quiero que El Zorro esté acá, a mano del que lo quiera conocer. Porque nunca habrá otro como él”.

 

Posicionamiento web by Seotronix.com.

Compartí esta Nota:

Artículos relacionados

0 Comments

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *