Etiquetas personalizadas para libros, una buena oportunidad para posicionar a tu marca

Pequeños detalles pueden hacer que tu empresa o emprendimiento sea acogida por la gente como una marca amiga y así fidelizar miles de clientes. En el mundo del marketing adquiere cada vez peso la forma en que las firmas se vinculan con las personas, más allá del producto y de su forma de venta, resulta sumamente importante que tus potenciales clientes vean tu marca como alguien cercano.

Los especialistas en marketing destacan que en ambientes tan competitivos como el empresarial, los actores no pueden perder de vista esos detalles que, más allá de los números, pueden implicar un plus.

Una de las mejores opciones para promocionar tu marca o fidelizar clientes, empleados, proveedores son las etiquetas para libros personalizadas. Las opciones dentro de este segmento son muy variadas y ofrecen una amplia gama de calidad, formas y materiales, personalizalas con un símbolo, un texto y tu selección de colores o sube tu propio logo.

Los lectores tienen una relación muy personal con sus libros y generan un vínculo afectivo con el argumento del texto. En la danza de personajes, escenas e historias se pueden sumar elementos paratextuales que los usuarios pueden tomar como otro elemento cercano. En ese plano pueden ingresar los señaladores de páginas que suelen ser apropiados por los amantes de los libros como verdaderos acompañantes permanentes de sus grandes aventuras narrativas.

La lectura es un momento íntimo durante el que las personas suelen abstraerse de un mundo cargado de estímulos. Por eso, representan para las marcas una buena oportunidad para llegar a la persona de un modo directo, sin tanta competencia. Un logo o  texto en un señalador de seguro hará que el lector no olvide nunca de qué se trata esa empresa o emprendimiento.

Además, por ser elementos de bajo costo, las etiquetas personalizadas pueden ser encargadas de a miles, sin representar un gasto imposible, y una gran forma de llegar a miles de potenciales clientes. A diferencia de un panfleto o una calcomanía, es altamente probable que las personas guarden ese señalador y no lo arrojen a la basura, posibilidades que incrementan si las mismas están bien diseñadas e impresas en buena calidad.

Al momento de encargar este tipo de etiquetas es importante pensar en un diseño que se corresponda con tu marca y que esté íntimamente relacionada con la identidad de tu empresa. Colores, todo tipo de formas y texturas pueden  ser claves para que el lector elija a ese señalador para que lo acompañe en cada lectura.

La originalidad también suele ser apreciada por los lectores que hacen de la elección de su señalador todo un ritual. Incluso, existen personas que coleccionan estos elementos y otros que los guardan como verdaderos tesoros porque los trasladas en forma automática al recuerdo en que transcurrieron por las páginas de sus libros favoritos.

Además de los señaladores personalizados para libros, los fabricantes de este tipo de elementos suelen ofrecer otro tipo de etiquetas para acompañar otras mercancías. Pueden ser etiquetas de telas para indumentaria, pegatinas, cintas y pulseras.

Escribir un comentario

Ver todos los comentarios