Escracharon en La Plata al genocida Leopoldo Baume

El represor está siendo juzgado junto a otros 18 detenidos entre ellos Miguel Etchecolatz, por 52 casos de secuestros y torturas en el juicio conocido como la Brigada de San Justo. Agrupaciones de derechos humanos denunciaron que en marzo violó la domiciliaria cuando fue a oír la sentencia por la desaparición de otras 16 personas en la causa Sheraton.

No es la primera vez que las organizaciones que integran la Multisectorial La Plata, Berisso y Ensenada se movilizan al domicilio de Baume, ubicado en pleno centro platense. En esta oportunidad los organismos de Derechos Humanos denunciaron que el represor violó la domiciliaria y fundamentaron que los escraches sirven para alentar a la ciudanía.

 “Es fundamental porque en la década del 90 después de las leyes de impunidad Obediencia Debida y el indulto, estos genocidas estaban libres siendo asesinos de 30 mil personas, por lo tanto cuando empezamos a crecer y ya no éramos más esos hijos chiquitos de los desaparecidos decidimos que algo había que hacer con estos milicos. Por lo tanto la herramienta que encontramos fue señalizar sus casas y marcarle a los vecinos que el que está al lado viviendo tranquilamente es una persona que asesinó, torturó y tiró vivas al Rio de La Plata a un montón de personas”, explicó Victoria de HIJOS La Plata en diálogo con Todo Provincial.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

La movilización llegó a una de las esquinas del domicilio de Baume ubicado en 49 N 867 entre 12 y 13, donde comenzaron las pintadas, con retratos de las víctimas de la dictadura y esténciles con la cara del represor. En el paredón del estacionamiento que se encuentra frente al departamento que Baume ocupa con su esposa en el primer piso, se colocaron carteles con su rostro y pintadas sobre el genocida que cuenta entre sus víctimas la desaparición de Héctor Germán Oesterheld, autor del “El Eternauta”.

Todo se desarrolló en medio de un intenso operativo policial, con efectivos apostados en el frente del edificio, mientras que otro grupo se encontraba agazapado en el estacionamiento a la espera. También, como hace 43 años, policías de civil fotografiaban los rostros de manifestantes y periodistas. Uno de ellos se encontraba entre los efectivos apostados frente a la casa, mientras otro se movía entre los manifestantes.

Sobre el motivo de esta nueva movilización, Victoria explicó: “Tenemos conocimiento de la violación de la domiciliaria desde el día que se lo vio en la sentencia  del juicio del causa Sheraton el 25 de marzo de este año”. “Fue lo más campante con su esposa, sin tobillera y sin ningún tipo de control, se movió entre los familiares de las víctimas, entre ex detenidos que han estado en los centros clandestinos del cuál era jefe y con total impunidad caminando por la calle. Desde las organizaciones sociales que conformamos la multisectorial y desde HIJOS La Platano lo podemos permitir”, dijo.

En ese contexto señaló que el hecho fue denunciado ante el Tribunal Nº1 en CABA, pero que no obtuvieron respuestas: “Justicia Ya se hizo la presentación que los 19 genocidas que estaban siendo juzgados no podían estar con domiciliaria solo 4 están presos, los demás están con domiciliaria”.

“Este pedido no fue escuchado hasta que salió en los medios, pero el tribunal no le revocó la domiciliaria, sino que le puso la tobillera electrónica. Sigue en su casa y hay que ver si aunque tenga la tobillera el genocida siga saliendo a pasear tranquilamente por su barrio”, concluyó.

 

 

Escribir un comentario

Ver todos los comentarios