Empieza la veda del pejerrey y muchos pescadores ni siquiera pudieron tirar la caña

Como todos los años, en la Provincia de Buenos Aires el 1 de septiembre se iniciará la veda para la pesca de pejerrey que se extenderá hasta el 30 de noviembre. En una temporada muy particular, muchos pescadores no pudieron hacer ni una salida.

Durante este período queda prohibida la realización de toda competencia deportiva relacionada con dicha especie y las actividades de pesca comercial en ambientes de aguas interiores provinciales

Se permitirá únicamente la práctica de pesca deportiva y recreativa de pejerrey los días sábados, domingos y feriados, respetando el número máximo de piezas a extraer por pescador y por día.

En la mayoría de las lagunas, el límite es de diez pejerreyes por pescador, mientras que para los cursos de aguas interiores bonaerenses (ríos,  arroyos,  canales) el número máximo de piezas asciende a 15.

Además, se prohíbe la práctica de la motonáutica mientras rija la presente veda y las embarcaciones con motor fuera  de  borda  de combustión interna, podrán navegar a una velocidad máxima de QUINCE (15) Kilómetros por hora.

El inicio de la veda marca el final de una temporada que para muchos nunca arrancó. Aunque en el interior una gran cantidad de municipios habilitaron la pesca con protocolo, sólo se permitió desarrollar la actividad a residentes locales y con numerosas restricciones.

Hace unas semanas el gobierno nacional habilitó deportes individuales, entre los que se encuentra la pesca, incluso para los municipios que se encuentran en la Fase 3 de la cuarentena.

Las ganas de pescar de los aficionados a este deporte se vio reflejada en redes sociales y también en la expectativa que se generó ante la apertura de la actividad en cada distrito. En Olavarría, la primera semana hubo colas para ingresar las lagunas Blanca Grande y Blanca Chica.

En diálogo con TODO PROVINCIAL, el investigador del CONICET y pescador aficionado, Darío Colautti, analizó el impacto que podría tener la menor actividad en las lagunas bonaerenses.

“La temporada que viene quizás haya un poco más de pejerreyes porque este año no hubo pesca. Sin dudas en esta temporada habrá un menor impacto y probablemente el año que viene haya mayor cantidad de peces porque estarán los que no se mataron este año. Lo bueno es que además probablemente haya peces más grandes porque tendrán más tiempo para crecer”, aseguró. Con el 2020 prácticamente perdido, habrá que empezar a preparar líneas para el 2021

Escribir un comentario

Ver todos los comentarios