Empezaron las pruebas de las vías para la vuelta del tren a Mar del Plata

Este lunes se realizó la primera prueba del tren que va a ir desde Buenos Aires  a Mar del Plata ,  servicio que había dejó de funcionar en agosto del año pasado.

Al respecto, el ministro de Transporte de la Nación, Guillermo Dietrich, aseguró: “Estamos dando los últimos pasos para volver a poner en funcionamiento este tren tan importante para el turismo de Mar del Plata y para las más de 50.000 personas que van a utilizar estos servicios por mes”, sostuvo.

“Nos encontramos con una obra abandonada y mal planificada. Desde que asumimos, trabajamos con el compromiso de llevar adelante un plan serio de obras para transformar la infraestructura de este ramal. Luego de los trabajos de renovación de vías de estos meses el tren finalmente volverá a funcionar en diciembre y con un servicio con paradas intermedias, que se suma al directo para potenciar la conectividad en la provincia”, agregó.

En agosto del año pasado, el tren a Mar del Plata había dejado de funcionar por la caída de un puente sobre el Río Salado, cerca de la localidad de Guerrero, en la provincia de Buenos Aires. Las obras necesarias para recomponer el servicio fueron abandonadas al mes siguiente. Desde el inicio de este año fueron retomadas para posibilitar la rehabilitación del ramal, incluyendo la construcción de un nuevo puente y la renovación de 208 kilómetros de vías, que costaron 1300 millones de pesos.

Según detallaron desde Transporte, se renovaron 208 kilómetros de vías en la traza, lo que incluyó la colocación de rieles, 250.000 durmientes de hormigón y 600.000 toneladas de balasto, que son las piedras que actúan de base de los rieles y el balasto.

También se construyó un puente nuevo sobre el Río Salado de 250 metros de longitud y con una estructura formada por 10 segmentos de hormigón de 25 metros cada uno. Con este nuevo puente de hormigón armado, apoyado sobre columnas enterradas a más de 20 metros de profundidad, se reemplazó una estructura de hierro centenaria que estaba apoyada sobre columnas de ladrillos.

Sobre la nueva estructura de hormigón se colocó luego la estructura de vías, compuesta por balasto, rieles y durmientes. A diferencia del puente anterior, este es más resistente y requiere menor mantenimiento, y además se adapta al régimen de crecidas del Río Salado y de lluvias previstas para los próximos años. Además, permite que los trenes puedan circular en forma segura, sin tener que aminorar la velocidad como debían hacerlo hasta el año pasado, cuando pasaban sobre el puente viejo.

Escribir un comentario

Ver todos los comentarios