El Tangazo del Fin de Semana: Tango y Fútbol, alma y corazón del Pueblo Argentino

octubre 24, 2020 | Turismo y Cultura

Por Pedro Colombo (Escritor y Periodista)

 

¡Que´l “virus es jodido!…¡Que´l “Chiqui” Tapia esto!…¡Que´l “Diego” y “la Bruja” aquello!…¡Que´la “Tele” la pone y quiere ver la bola rodando!.. ..¡Basta ché!. …Tanta discusión para nada…¡Como si no supiéramos que la única verdá es la realidá!…gritó  “Acquaforte”  mientras le temblaba el barbijo, último en la cola del “super-mercado” de barrio, manteniendo la distancia.   Silencio absoluto y a la final todo el mundo a casa, con el salamín y el paquete de pan en la bolsa. En sus “cabezas” las chispas parecían inter- conectarse en una coincidencia:  “ ¡Já!…¡Por fin, vuelve el fúlbo y con un tango del Mudo, completos!”, resumió Acquaforte  y se fue chiflando bajito. 

A pesar de sus notorias diferencias, el tango y el fútbol han sido dos buenos amigos a lo largo de nuestra historia. Es sabido que la amistad precisamente supera todo. De por sí, el tango está asociado a la vida nocturna, a los vicios, a los muchachos dispuestos a quemar la noche, a las mujeres de la calle. Por su parte, el fútbol es deporte jugado al aire libre, generalmente de día, que requiere preparación física, disciplina y vida saludable.

Dentro de estas disparidades, la amistad se fortifica en el alma (espíritu) y el corazón (sentimiento). El ligue se concreta fuertemente, en las múltiples obras discográficas que el tango le brindo al fútbol, a sus clubes, a sus futbolistas. En este momento, cuando nuestra selección nacional comenzó muy bien las eliminatorias, empezamos recordando al tango “Racing Club”, de Roberto Firpo, grabado por su compositor en 1913, por Francisco Canaro  y por Agustin Bardi. Además, Carlos Gardel, manifiesto hombre de turf,  era hincha del equipo de Avellaneda, de bella casaca albiceleste, como la Argentina.

Para empardarla, Antonio Polito y Miguel Clemente componen “Club Independiente” y Francisco Laino “Los diablos rojos”.  Para los clubes de La Plata, Francisco Rotundo y Titi Rossi graban “Estudiantes de La Plata”, en tanto los hermanos D´Amario y el Negro Cobos, llevan al disco “Arriba Gimnasia”. Alfredo de Ángelis dedica “El Taladro”, al Club Bánfield. Otros ejemplos: “Los millonarios” (Anselmo Aieta-Francisco Laino); “La azul y oro”  (Pansera- Lambertucci); “A Huracán” (Marino Garcia; “San Lorenzo” Luis Servidio” y “A los Granates”, Francisco Rotundo.

Hay dos tangos imprescindibles:  “La número cinco” y “El sueño del pibe”, ambos escritos por Reynaldo Yiso. De “La número cinco”, hay una gran versión  de Alfredo Gobbi con la voz de Maciel; mientras que “El sueño del pibe” podemos disfrutarlo con las voces de Roberto Jorge Chanel o Enrique Campos.

 

 

Posicionamiento web by Seotronix.com.

Compartí esta Nota:

Artículos relacionados

0 Comments

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *