El Tangazo del Fin de Semana: Las Kermeses del Lago y un tango con aromas y “Euforión”

enero 2, 2021 | Cultura, Turismo y Cultura

Por: Pedro Colombo (Escritor y periodista)

Resulta difícil, en los primeros días del año, realizar programaciones artísticas en vivo, a excepción de los grandes centros turísticos. Ese “difícil” se transformó en “imposible” por la pandemia mundial, que ha modificado hábitos y costumbres. La transmisión o “streaming” (tecnología que permite transmitir archivos de audio y video en un flujo continuo a través de una conexión a Internet alámbrica o inalámbrica) es una alternativa del universo virtual, que cubrirá en parte la disminución del accionar cultural.

Pero volvamos al comienzo, rememorando cuando en estas fechas solían ser frecuentes, en las ciudades y pueblos bonaerenses, las típicas kermeses de verano, reflejadas varias veces por Todo Provincial. Otrora, los platenses las realizaban en el Paseo del Bosque, alrededor del lago artificial y recibiendo el frescor de cientos de pinos, eucaliptos y otras especies de ese vergel y pulmón natural de la ciudad, incluyendo una gruta insinuante. La entidad organizadora era la Biblioteca Popular Euforión, fundada el 3 de agosto de 1927, por alumnos del Colegio Nacional de la UNLP.

El impulsor de  la biblioteca fue Ezequiel Martínez Estrada, quién propuso su nombre diciendo que “Euforión es el producto de una nueva civilización, una renovación constante que tiende a la perfección del ser humano y hacia las aspiraciones más elevadas”. Bajo esas premisas se hizo carne en la institución, la idea de promover kermeses que reunían a centenares de personas en la cercana zona del Bosque.

Después del día feriado del 1º de enero de 1941 (día miércoles), dio comienzo la de ese año. En horas de la tarde se disfrutaron juegos, entretenimientos, sandwiches, refrescos y helados. Posteriormente se presentaban artistas y bailes animados por notorias figuras. En aquella lejana kermesse, regalaron sus voces Azucena Maizani, Oscar Alonso y Héctor Palacios (Fotos Arriba). Cuando cantaban estos ídolos, el público escuchaba en absoluto silencio. Para estallar, al final, en vivas y aplausos. Después, al son de los musiqueros, daba comienzo la algarabía en un baile entre aromas y “Euforión”. A través de los discos, cuanto menos, recordemos sus voces e imaginemos aquellos gratos momentos.

 

Posicionamiento web by Seotronix.com.

Compartí esta Nota:

Artículos relacionados

0 Comments

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *