El Tangazo del Fin de Semana: La pasión y la ternura en la obra de Mario Soto

Por Pedro Colombo – Periodista y escritor

 22 de Agosto. Hoy sábado recordaré al letrista, glosador, presentador y actor MARIO SOTO, nacido y fallecido en La Plata  (1912-1995). Tuve la oportunidad de disfrutar con él –entre mate y mate- los tangos que atesoraba en su casa. Inclusive, varias presentaciones de artistas, impactándonos la de Roberto Rufino en el Teatro Martín Fierro (1992) donde aclaró: “vine a escuchar a Roberto, porque es el último que me emociona”. Y luego, compartimos la mesa…

Mario se refería a su predilección por los cantantes que “interpretan” las obras, respetando cada frase y cada palabra según la expresaron sus creadores. El sentimiento, la emoción y el acople al dictado de la música era imperativo para el autor de “Pasional” (1951, con música de Jorge Caldara), obra que en la versión de Osvaldo Pugliese y Alberto Morán se inscribe entre los éxitos más impactantes de la época y que para los “pugliesistas” es la mejor entre los cantables del maestro.  Y que sigue atrayendo a todo aspirante a cantor y a otros con experiencia tanguera.

No obstante, “Pasional”, que le aportó a Mario sus mayores ingresos por derechos autorales, no estaba entre sus preferidas. No es que no la  valorara: admitía un logro musical, sabía que con Caldara dieron en el eje que asocia al amor y a la atracción sexual, al abandono de la racionalidad para abalanzarse en la intención de satisfacer el deseo, sin límites ni restricciones. Así lo entendieron los hombres y mujeres del tango…y los de “otro palo” también.  ¡Exitazo!.

Mario Soto (Abajo izq.) observa como Pugliese (al centro) firma un contrato

Mario Soto (Abajo izq.) observa como Pugliese (al centro) firma un contrato

Aunque sabía también, que “Pasional” había surgido como un juego a contramano de lo real.   Cuando le pregunté si detrás había una “femme fatal”, una mina de esas que “dan vuelta” al más  veloz en amores, me contestó: “Nada que ver. Yo me inspire para hacer este tango en dos hermanitas chiquititas y feúchas, que iban a todos los bailes de Pugliese en la zona sur,  por clubes de Quilmes, Sarandí y Domínico.  Eran tímidas, insignificantes y “planchaban” toda la noche.  Sentí algo así como compasión y recreé en   silencio   el tema, basado en esas dos ratitas transformadas en una mina terrible”…Sucede mucho en los poetas, jugadores con las palabras.

Nota bene: Con seguridad y para compensar esa pulsión que les pareció obsesiva y excesiva, Mario creó posteriormente -con Caldara- “Muchachita de barrio”, que interpretaba Morán -con ternura- al inicio de sus actuaciones con Armando Cupo. En memoria de sus hacedores,  recordaremos ambas obras, dos caras de una misma moneda,  redonda como el amor.

(Pasional)  Por Pugliese-Morán

(Muchachita de barrio) Por Cupo-Morán

Escribir un comentario

Ver todos los comentarios