El Tangazo del Fin de semana: La orquesta de Cámara para el tango, tocando a futuro

noviembre 14, 2020 | Cultura, Turismo y Cultura

Por: Pedro Colombo (Escritor y Periodista)

A pocos días de un nuevo aniversario de La Plata, pienso qué,  a lo largo de la historia del Tango en la ciudad,  existe una obra que merece ubicarse entre las más importantes, por su calidad musical y su significación cultural. Es el disco “ORQUESTA  DE CÁMARA PARA EL TANGO”, Dirección y Arreglos de Edgardo Raúl Iriarte, editado en 1978 por EMI-ODEÓN en formato LP.  

Casi en silencio y en gran parte de modo paradójico, en el peor momento de la historia argentina, arrasado su Estado por una feroz dictadura que operaba por arriba y por debajo de toda ley,  la silenciosa tarea del “Gordo” Iriarte (Berisso 1931-1982) y sus colegas llegó a término. En la contratapa, los difusores Osvaldo Ferrer y Ruben O. Vera se expresan en grandiosos elogios. Preanuncian al Director como un nuevo “Monstruo Sagrado” de la música popular.

Dado el contexto y el excelente producto, el entusiasmo era entendible. Pero más que recargar las apreciaciones exultantes, a tanto tiempo es mejor la atención y opinión de los lectores y escuchas.  Se integraron  en la memorable orquesta,  Alfredo Barandica y Luis “Pichón” López (bandoneones); Alfredo Cristalli, César Llanos, Pablo Buder y Raúl Molinari (violines); Esteban Bondar (Viola) Alfredo García (Cello); Néstor “Tucuta” Mendy (Bajo) y Alberto Lara (voz). Dirección, arreglos y piano: Raúl Edgardo Iriarte.  Dirección Artística: Esteban Decoral Toselli.

El disco incluye estas versiones. Faz A: 1) Tanguera 2) Negracha 3)Sanateando 4) Anoche (cantado) 5) La Cumparsita. Faz 2:  1) Responso 2) El Pollo Ricardo 3) Imágenes 4) El último organito (cantado) 5) Mi dolor.   

 Edgardo Raúl Iriarte fue alumno en Berisso de la profesora Isolina Chiappe. Egresado de la Escuela de Bellas Artes de La Plata, como pianista tocó en las Orquestas “Los Porteñitos” (1956) y “Elenco-Cativa” (1953-1970), ambas de la ciudad de La Plata. Admiraba la música de Eduardo Rovira. Supo opinar que “Cuando hice “La última grela”, de Piazzolla y Ferrer, me dijeron que era una porquería. Algunos arreglos míos  combinan dodecafonismo con tonalidad central. Otros tienen pasajes aleatorios. Yo pregunto si somos nosotros los metafísicos del tango o los que piensan que el tango es inmutable. Lo que no evoluciona muere. El ´40 es extraordinario, pero no podemos seguir con eso siempre”.  La suya no fue una obra más, sin duda alguna.  

Posicionamiento web by Seotronix.com.

Compartí esta Nota:

Artículos relacionados

2 Comments

  1. Carlos

    No se si es tango tradicional, pero ¡qué buena música! Como siempre, una artículo novedoso y de gran interés.

    Reply
  2. Pedro Colombo

    Carlos: es buena música de tango, con recomposiciones muy modernas de las obras, dentro del grupo de pretendía, como bien expresó Edgardo Raúl Iriarte expresarse fuera del molde del cuarenta. Inclusive posee componentes para realizar una coreografía bailable, de escenario. Gracias por su opinión.

    Reply

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *