El Tangazo del Fin de Semana: “Derecho Viejo”, llega al cine Arolas “El Tigre del Bandoneón”

enero 31, 2021 | Turismo y Cultura

Por: Pedro Colombo (Escritor y Periodista)

 

Bien conocida es la importancia que tiene el BANDONEÓN, constituido en el instrumento más significativo de la expresión musical del tango. Accionado a fuelle por la vibración de sus lengüetas metálicas, fue creado por el alemán Heinrich Band en 1835 para reemplazar a la concertina, de menor sonoridad y mayor tamaño. Introducido mucho después a nuestro país,  fue el bandoneón quién trocaría las primitivas y alegres florituras de la flauta, en las cadenciosas, graves y sentimentales sonoridades tangueras.

Valoración hecha, recordamos que un 31 de enero de 1951, llega a la pantalla del Cine Astro “DERECHO VIEJO”, película dirigida por Manuel Romero, que refleja la vida del bandoneonista y compositor Eduardo Arolas (“El Tigre del bandoneón”). Fueron sus protagonistas Juan José Miguez (en el rol del músico de la Guardia Vieja), Narciso Ibañez Menta, Severo Fernández, Laura Hidalgo, Nélida Bilbao y Juan Latrónico. Los comentarios son negativos: “evoca más la vida triste que los tangos alegres de Eduardo Arolas…predomina un tono pesimista”, dice “El Heraldo cinematografista”. “Desvaída pintura de una época interesante”, afirma Noticias Gráficas.  Con seguridad, al tratar a una figura tan contrastante como la de Eduardo Arolas, en cuyo torno se entremezclan los vicios personales con las virtudes de sus tangazos, influyó lo primero.  

La MÚSICA de Arolas, hijo de inmigrantes franceses (1892-1924) es tan inmensa, que no puede sintetizarse en meros pantallazos. Aportó Arolas los fundamentos de un concepto bandoneonístico que influyó en la conformación sonora de las Orquestas de Tango. Impuso el sonido “ligado” y acrecentó los matices en sus posibilidades expresivas; fue el artífice de la musicalidad interpretativa y un innovador: agregó un violoncello, incorporó el piano en reemplazo de la guitarra y el “festejo a coro” de los demás instrumentistas.  

Como compositor, se le deben unas ochenta obras: Derecho viejo; El Marne; La cachila; Comme in fault; Lágrimas; Rawson; ¡Araca!; Moñito; Viborita, Papas calientes, Café de Barracas; Anatomía, van a cuenta de esa producción excelsa, no faltante en ninguna Orquesta. Junto con la sistematización que aportó Pedro Maffia a la obra de Arolas, se abrirían las posibilidades a todos los grandes fueyes, hasta el actual Rodolfo Daluisio, de quién los músicos más capacitados señalan que es quién llevo el instrumento a sus mayores posibilidades de expresión.   

 

 

 

vacunate argentina-libertad

Posicionamiento web by Seotronix.com.

Compartí esta Nota:

Artículos relacionados

2 Comments

  1. Carlos

    De su gran obra, la pieza que más me gusta es “La cachila”. Pensando que Arolas actuó a fines del siglo 19 y prinicipios del 20, ese tango no parece suyo sino de Piazzolla. “El Tigre” se adelantó 50 años. Como curiosidad aunque no se si tendrá rrelación, en la Capital Federal, ceca del estadio de River hay una calle que se llama “La Cachila”.

    Reply
  2. Gerardo Chiarella

    Pedro Colombo:
    muy bueno el artículo sobre Arolas!,

    y al referirse al bandoneón mencionándolo a Rodolfo Daluisio: ese enorme bandoneonista que llevó y lleva al instrumento al nivel virtuosístico que ninguno de los actuales instrumentistas siquiera puede asomarse, porque no existe hoy NADIE que tenga ese nivel: técnico, interpretativo y tanguístico, todo en uno y completo. Como tuvieron y tienen los otros instrumentos, si nos ponemos a pensar y analizarlo COMPARATIVAMENTE: al piano, al violín, y a todos los demás en ese plano y ese nivel MÁXIMO.
    Pudieron haberlos –los hubo– en el pasado, pero no sé si en el abarcativo sentido que mencioné. (De Filippo, Barletta, y antes algunos otros. Y exceptuando a los especialistas circunscriptos a lo suyo, como Pichuco, Piazzolla, Federico).
    Y prueba son los videos de los conciertos de Daluisio que por suerte se grabaron y están, y son testimonio de lo que le hacía falta al instrumento: jerarquizarlo; elevarlo al nivel de instrumento solista como considero que no se lo había colocado en ese sitio hasta ahora.

    Felicitaciones Colombo, por su exquisito buen gusto, y por haber dado “en la tecla” (nacarada, si las hay ;¬)

    GCH.

    Reply

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir Chat
Envianos tu Noticia!