El orgullo de ser Bonaerense

Por: María Florencia Casamiquela, candidata a diputada provincial por Consenso Federal

Tuve la oportunidad de recorrer el país durante los últimos dos años, desde La Quiaca hasta Usuhaia. Cuando me presentaba como bonaerense siempre me respondían: “porteña”. “No -decía yo- los porteños están en el Puerto de Capital Federal, la provincia de Buenos Aires es otra cosa”.

¿Por qué nos dicen porteños si tenemos realidades tan diferentes? La provincia de Buenos Aires concentra el 39% de la población total y aporta casi el 40% de la riqueza del país. No obstante recibe apenas el 21% de las transferencias a las provincias.

¿Por qué tanta desigualdad en el reparto de cargas y beneficios? ¿Por qué la provincia de Buenos Aires recibe menos de lo que da?

Roberto Lavagna dice que hay que poner de pie a la Argentina que produce, a la Argentina que trabaja, a la Argentina que genera riqueza. Hay que modificar el paradigma tributario, desalentar la especulación y dar más incentivos fiscales a quienes producen y agregan valor en origen. En el país de Macri se premia a la especulación y a la fuga de capitales, y se penaliza a quien invierte y produce. En el país de Macri se concentran recursos en el Puerto y se le da la espalda al interior. Eso no va más, eso tiene que terminar si queremos pensar en un futuro diferente.

La política tiene que ser una herramienta que permita diseñar un proceso de desarrollo productivo. La política tiene que servir para conseguir crédito productivo, para ampliar mercados de exportación, para mejorar la infraestructura productiva, para incrementar la productividad de la economía y para poner énfasis en la educación de la ciudadanía.

La provincia de Buenos Aires necesita fortalecer su autonomía. Necesitamos gobernantes que se planten frente al poder central y negocien en beneficio de los bonaerenses. Por eso nosotros impulsamos como Gobernador a un hombre del interior, a Eduardo “Bali” Bucca. Él fue intendente de Bolívar y conoce la realidad del interior, la realidad del campo, los problemas vinculados a las inundaciones que no cesan, la falta de rutas seguras, los problemas de arraigo y la desinversión en materia educativa y sanitaria.

No puede ser que los jóvenes tengan que partir a las grandes ciudades porque no encuentran posibilidades de desarrollo en sus pueblos. Hay que impulsar políticas de arraigo vinculadas a un mejor reparto de los recursos, pensando en saldar la deuda histórica con regiones postergadas una y otra vez para así recuperar el orgullo de ser bonaerense.

Queremos pensar en los problemas reales de nuestra gente y salir del laberinto de debates absurdos que se llevan nuestra energía y no conducen a ningún lado. Por eso vamos con la fórmula Lavagna-Urtubey en la Nación, y Bucca Gobernador por Consenso Federal.

Escribir un comentario

Ver todos los comentarios