El ex campeón de boxeo Mario “Mazazo” Melo murió durante un “concurso de comer medialunas” en Pinamar

noviembre 5, 2018 | Quinta Sección

Este fin de semana se realizó en un predio ubicado en avenida Buenge e Intermédanos de Pinamar una nueva edición de la “Fiesta de la Medialuna”. El domingo, el evento tuvo un final trágico a partir de la muerte del reconocido boxeador local, ex campeón nacional y sudamericano, Mario “Mazazo” Melo.

“Mazazo” decidió participar de un concurso que consistía en comer la máxima cantidad de medialunas en un minuto. Melo se descompensó debió ser trasladado al hospital local, luego de ser recibir RCP sin éxito en el lugar.

“¿Quién come más medialunas por minuto?”, era el título de la competencia que terminó de manera trágica con la vida del reconocido boxeador local que daba clases de boxeo en la ciudad. Melo padecía de diabetes.

Ahora, desde el Ministerio Público Fiscal esperan por la certificación de los motivos del deceso para dilucidar si se trató de una muerte traumática. La primera versión señala que Melo se atragantó, aunque los detalles de su fallecimiento los revelará la autopsia.

Melo fue campeón argentino y sudamericano entre los semipesados y pesados en los ochenta y noventa. Por la potencia de sus puños, a Mario lo habían apodado “Mazazo”.

A pesar de su exitosa carrera, el ex boxeador estaba viviendo en una casita prestada en Ostende, y sobrevivía gracias a una pensión para ex boxeadores y las clases de box que daba en un bar.

En una entrevista con Página 12, en septiembre del año pasado, “Mazazo” contó que vivió 30 años la Villa “La Jabonera”, en las afueras de Buenos Aires, pero hace algunos años había vuelto a vivir a Pinamar.

“Las condiciones que tenía eran envidiables, pero la cocaína me arruinó la mejor etapa de mí carrera. Por suerte, pude escapar cuando volví a la Costa.  Ahora doy mis clases de boxeo en un bar, que me prestan y que lo hago funcionar como un gimnasio”, contó en esa oportunidad.

En esa entrevista, Melo también contó cómo fue que se le despertó la diabetes. “Vi que le estaban pegando a un chico y salté a defenderlo. Recibí dos tiros y un cuchillazo por la espalda. Casi muero. En el Hospital, me abrieron al medio, como si fuera una cesárea. Me sacaron la sangre coagulada de los golpes y las patadas que había recibido. Ahí fue que se me despertó la diabetes”, relató.

 

 

 

Posicionamiento web by Seotronix.com.

Compartí esta Nota:

Artículos relacionados

0 Comments

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir Chat
Envianos tu Noticia!