Denuncian despidos masivos en el Servicio Penitenciario: “Hablan de una purga pero es un ajuste”

Trabajadores del Servicio Penitenciario Bonaerenses (SPB) denuncian que detrás de la “depuración” que anunció el gobierno bonaerense se esconde un fuerte recorte en personal que ya dejó a más de mil trabajadores en la calle. Las medidas no sólo afectan a los guardias sino también al personal profesional que trabaja en las unidades que fue trasladados a cientos de kilómetros, forzando renuncias. Este lunes hubo una movilización a Gobernación.

“Hace dos meses el Ministerio salió a hablar de una purga en el Servicio Penitenciario pero fue una trampa, implementaron unas planillas de presentismo que nunca estuvieron disponibles para firmar y ahora hicieron cientos de sumarios por inasistencia”,  explicó a TODO PROVINCIAL Érica, médica que trabaja en una cárcel de La Plata.

Este lunes, los profesionales de salud que prestan servicios para el SPB marcharon hasta Gobernación en La Plata en reclamo contra los sumarios y traslados masivos. Allí se reunieron sus demandas con agentes del servicio que fueron despedidos y que desde hace días acampan en el lugar.

“Esta semana se hicieron 600 traslados de personal mandando a gente a más de 400 kilómetros de su ciudad, con la intención de provocar las renuncias”, aseguró Érica y agregó: “Nos pidieron una lista con los trabajadores que tienen hijos discapacitados y después ordenaron trasladarlos a más de 100 kilómetros de distancia, esa fue la gota que rebalsó el vaso”.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Sobre los sumarios, explicaron: “Empezaron a caer los sumarios, con cero horas de trabajo pero es evidente que es imposible que tantos trabajadores no hayan ido ni una vez en el mes a trabajar. Según esas planillas las inasistencias fueron del 98% pero entonces cómo funcionaba la atención médica en las unidades”.

“No tienen en cuenta ninguna prueba como testigos, fojas que indican la atención médica de internos, sólo tienen en cuenta las planillas que nunca estuvieron disponibles para firmar”, agregaron.

En el caso de los agentes despedidos, muchos fueron dados de baja sólo por tener sumarios administrativos por faltas leves como una inasistencia sin certificado médico hace 4 o 5 años atrás. “Cortaron el hilo por lo más delgado, la purga es una mentira sólo es un ajuste para pagar menos sueldos”, graficó Matías, uno de los cesanteados.

“Nosotros traemos los insumos de nuestras casas, medicamentos, herramientas y otros elementos. Trabajamos con ratas, cucarachas, cuando deberían ser un lugar aséptico. Esto no sólo nos perjudica a los trabajadores sino también a los detenidos. En las Unidad 33 las madres se están quedando sin obstetras y sin pediatras para los chicos. Los jardines están sin docentes”, denunció Alejandro Fuentes, médico de guardia.

“Es verdad que el Servicio estaba mal gerenciado y que había profesionales que no cumplían horarios pero no puede ser que metan a todos en la misma bolsa, no es justo, se debe analizar caso por caso”, concluyó.

Escribir un comentario

Ver todos los comentarios